Renaceré como el Gato Félix

Un pequeño impasse. Fin de semana intenso. Bastante como estaba previsto… Finde fiesta.

El viernes, cena en casa muy agradable, con amigos y alguna sorpresa de último momento. Nos comimos las cestas que me habían llegado mientras yo no estaba, y empanadas argentinas. Después salimos casi todos juntos, y me hice un tour de los típicos. Ya sabes, una cosa lleva a la otra, etc. En fin, nada nuevo. El domingo estaba catatónico, y hoy aún un poco confuso mental. Pero bien. No pasó nada peligroso, más allá de alguna charla indiscreta en algún momento dado, que por suerte no me acuerdo bien. Ah, y que perdí el móvil. El personal. Grrrr…

Y bueno, hoy lo típico del bucle, lo del eterno retorno. Un paso a un lado, una declaración de principios, unos planteamientos, pero no, sabes, no voy a entrar más por ahí, no voy a negociar mi salud mental, basta de acuerdos, pactos, supercherías, condicionantes. Si ya lo sé, me hago el tonto y escurro el bulto y me pongo en plan provocador, pero no puedo negar que lo que toca es una vida terapéutica, y todo lo que no sea vida terapéutica, será lo que sea: a veces divertido, a veces angustiante, casi siempre primero divertido y después angustiante.

Es todo cuestión de actitud, dicen. Lo que pasó, pasó; de cara a la galería nunca nada es tan grave, cosas mucho más graves se ven por ahí. De cara a mi, sí que lo es, pero solo en el sentido kármico, en el sentido de que recogerás lo que siembres, y sobre todo porque nunca más viviré en negación. Entonces busco ese equilibrio, el que me da libertad, el que dice que lo que hago es porque lo elijo: ni por miedo, ni por mera fuerza de la voluntad. Cuando lo pongo en esos términos, me siento genial, me siento muy tranquilo con lo que vendrá.

Pienso si esto que escribo lo cuelgo o no, porque parece hermético y divagoso. Psé, lo cuelgo: hoy no quiero (ni sé si puedo) ser más claro. Se avecina una temporada más hacia adentro, lo que incluye más de esto, más de escribir. La claridad irá surgiendo a su propio ritmo, ya verás. Al ritmo de las cosas que llenarán estos días: mucho trabajo, compra de piso, operación (otro lunar menos), terapia, gym, una fiesta de curro, un festivo del sector, un MacBook Pro, rehab, y decidir cuál será mi nueva religión.

Shanti shanti.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

4 comentarios to “Renaceré como el Gato Félix”

  1. mal Says:

    te entiendo perfectamente. hace ya meses que he vuelto a la ‘serenidad’ y aunque se que estoy mejor de este lado todavía me quedan muchos por qués irresueltos. en fin, la vida es un análisis contínuo, tanto en el diván como fuera. ánimo.

  2. Telecine Says:

    mal, si, no sé, el por qué final mucha respuesta no tiene: es así. Entre medias podemos analizar y aprender el por qué de nuestra conducta, motivaciones, deseos… el qué, cómo y cuándo, me los sé de memoria…

  3. laurabeilin Says:

    Ay nene, hasta cuando no entiendo claramente de qué hablás en concreto, te entiendo perfectamente. Yo todavía actúo más por miedo que por decisión, vas bien así, no es fácil.

    Lo que no creo es que tenga que ser o blanco o negro, ¿porqué o exceso o rehab? Yo creo que como dice Mal, la vida es contínuo análisis, y entonces. vamos viendo.

    tkm

    laura

  4. Telecine Says:

    lau… si el exceso es inevitable por ser un patrón inamovible, una solución podría pasar por excederme en cosas útiles, ¿no? En fin, como dices, al ver verás…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: