Me voy a poner Atonement

En fin, que ayer hice el relato rollo diario, que me quedó baste extenso, pero no te creas, también quedó bastante en el tintero. Mira qué gran idea para una novela: un tocho asín para contar solamente un día… Ah no, que eso ya existe, desde el “Ulysses” de Joyce hasta miles de otros. Anda, mira cómo al lo tonto me comparo con Joyce… ¿par qué no?, que diría el trasobarismo. Puede que si, pero no, no voy a hacer eso cada día. Es un poco cansado, para mi y para usted, y también algo misguiding (no me sale en espagnol, te lo juro), porque aunuqe parece preciso, siempre falta mucho y sobra algo. No sé. Habíamos quedado en que masturbaciones, las justas.

En cualquier caso, a ver… el sábado me levanté relativamente pronto, y me puse a cocinar. Sí, Lau adivinó (telefóncamente) el plato, es que es argentino: pastel de carne, que allí se conoce también como pastel de papas. Mi receta no es exactamente como esta, pero bastante parecida, y no sé por qué me dá a mi que más rica (la mía). Cuando ya estaba en el horno, me ducho y salgo raudo en la motito antes de que lleguen, a reclamar al tinte que la chupa la dejaron mal, lo dicen mal, lo hacen mal, bailas mal bailas mal, el nombre. Que me dice que no, que es mi culpa por haberla dejado ensuciar mucho por la parte de los puños, y yo no soy tan fácil de claudicar, macho; me dice que si quiere que se la deje y la repita… obvio, nene. De ahí a por los pantalones con sus bajos hechos, y me llama Snow que ya están esn casa.

Ves, ya estoy otra vez con el relato detallado. No, no, no, Amy, que ya es tarde. No me da para entrar en tanto detalle. De lo rico que estaba todo. De mi excursión a la conferencia informativa sobre un curso que voy a hacer que me va a salvar la vida, tal como lo oyes, que ya contaré según ocurra, porque siento que va a ser algo importante. De momento hice El Fuelle o Bhastrika, que es así con los brazos para arriba y luego para abajo, que está fenomenal. Ya, ya contaré. Una cosa sólo diré a ese respecto… o mejor que lo diga La Casa Azul, y que sea más de una: “Todo el mundo necesita respirar”, y “Sin contemplación la vida se me escapa/Sin meditación la muerte me señala”…

Corre que corre, a quedar con Equis (pero digo yo, si este blog ya no es anónimo, ¿llamaré a la gente por su nombre?… no sé, los graciosos seguirán con nick), que me invitaba a una invitación que le habían hecho al teatro. Parece ser que las críticas no estaban mal, pero claro, en el teatro de La Latina Turner, era de esperar. Malo no, lo siguiente. Pero la gente se reía, no sé… Yo soy muy agradecido y aprecio que por lo menos no era un tostón. Era malo y listo; tenía ritmo y tal. Momentos estelares: en el escenario, la puta rusa, y fuera de él, la acomodadora rubia que en realidad era JoséLuis Moreno de incógnito, controlando el negocio.

En el fondo fué toda una excusa para ver a Equis, darnos regalos, tomar algo, ponernos al día, y reírnos, que es lo que más me gusta de cuando nos vemos, que lo pasamos mazo wais. No sigo porque me lee y soy fóbico social (aunque estoy mejor de lo mío) . Fenomenal el encuentro, y me han quedado resonando algunas cosas de las que hablamos….

Hoy mitad genial y mitad horror espantoso. Estas sí que son cosas en las que no voy a entrar mucho ahora en este blog, que ya no es tan anónimo, pero el que me conoce sabe que tengo unos temas familiares y unas cosas…

En cualquier caso con mis sobris estuve fenomenal los dos días; a veces pienso que tengo que aprovechar, que son mis últimos momentos para aplicar el instinto paterno, con ellos, que ya están haciéndose mayores… aunque no sé si ellos piensan igual, ¡a veces creo que piensan que tengo su edad! Ya tengo las entradas para el concierto en marzo de La Casa Azul en la Joy, los chicos, Snow y yo… Cómo no iba a hacerlo, si cuando vuelvo de viaje me dice Caro: “Tío, que sepas que lo que me grabaste, La Casa Azul, me tiene obsesionada…” Ole y ole.

Siesta y gym, que ayer no pude ir, y el remate, broche de oro, al cine con Depard a ver “Expiación”. Me gustó bastante. Siempre me han llamado la atención las pelis con una gran inquietud formal, y ésta es una. No sólo en el relato, que supongo que vendría ya en la novela (lo de los palante patrás), sino más bien en la imagen, el sonido y el montaje. Cada plano está medido, cuidado, nada es casual, todo es áureo y proporcionado, todo se combina y acompasa. Hay momentos alucinantes, como el plano secuencia de Dunkerke, ¿cuánto dura? ¿Cuatro, cinco minutos? Impactante. El recurso de la máquina de escribir, fenomenal, me hizo acordar al dactilófono, el instrumento musical de Les Luthiers… Y he de reconocer que los actores están impecables.

La historia en sí me dejó una mezcla de congoja (Depard se quedó un poco tal), e indiferencia, no sé si entré del todo. Por un lado, después de ese comienzo trepidante, se pone un poco ñoña… cuando él corre detrás del autobús… uf… aunque me hizo mucha gracia el anuncio de Guiness en la parte trasera, él corriendo y lees: “Si estás cansado, tómate una Guiness”. Bueno, eso es de realización, y de guión no sé, no leí la novela, supongo que estaría todo ahí… SPOILER. Cuando está pasando todo en la casa, cuando Briony se arrepiente entre ellos, yo le decía a Depard que no podía ser, era imposible que eso fuera tres semanas antes como decía la sobreimpresión al comienzo de la secuencia. Y efectivamente, luego se ve que no ocurrió. El recurso de la ancianísima Vanessa Redgrave, no sé, una resolución tan literaria (en más de un sentido) pero también tan explicada, demasiado… Es el tipo de momento cinematográfico que me deja un poco dudoso ante tanto efectismo.

Atonement

Me dice Depard al bajarse del coche que se quedó un poco mal después de la peli, como con una opresión en el pecho… Y yo, que para tranquilizar y animar soy estupendo, voy y le suelto:

– Y si… la vida es una mierda…

– Si, si que lo es.

– Pero ves, ¿a que aunque sea una mierda se puede contar bonito?

En eso estamos.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

3 comentarios to “Me voy a poner Atonement”

  1. mogkumo Says:

    yo también que quedé acongojado, como Depard.. y cada vez tengo mejor recuerdo de la película. sí que es cierto la excesiva explicación de la Brioni adulta (como ese… “sé lo que pasó en la batalla porque me lo contaron”), pero aún así me parece fantástica

  2. mal Says:

    sabía que era pastel de carne argentino. la carne picada y las aceitunas te delataron ;D. ayer vimos ‘savage grace’ y no la recomiendo. julianne moore está genial como siempre, aunque ya es un poco repetitivo lo de esposa cincuentera al borde de un ataque de nervios, pero la peli en sí no cuaja. la belén rueda se podía haber quedado en casa y el unax ugalde sale bien pero sin mucho que hacer.

  3. Telecine Says:

    mog, si, es tupenda, y si, sobreexplicada… yo como cuento me olía que la escena del arrepentimiento era un poco timo…

    mal, uf, no tenía mucha intención de verla, pero gracias por confirmármelo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: