Tanto tiempo y tan poca paciencia…

Hay que esperar. Es una frase que me resuena en el celebro en estos días. Hay que esperar. Es la conclusión a la reflexión sobre muchas cosas en mi vida actual. La paciencia no es una de mis mayores virtudes, no. Todo lo contrario. La impulsividad, la compulsividad, eso sí que me es familiar. Pero voy aprendiendo, estoy bastante mejor de lo mío.Hay que esperar, ya se lo dijo Eva de Cuatro en Alicante a Carlos de Trancho cuando llamó al móvil de Loren(z)a (carbonizada y con cara de amargada) por lo de la sustitución. Sabes qué pasa… Hay que esperar, Carlos, hay que esperar.

Yo tengo que esperar para lo del tema del apartamento en Buenos Aires. Está todo listo, tengo que enviar el dinero, o más bien depositarlo en la cuenta que me digan; ya les dije que tengo todo, pero no me responden. En 15 días ni una línea. Y no sé, lo mismo está todo bien y es sólo que yo estoy algo ansioso por ser ésta mi primera adquisición de este tipo, y simplemente tengo que esperar.

Claro, pero mientras espero me pregunto si no será una señal, y en realidad debería aprovechar este dinero para una entrada para comprarme algo por aquí (para poco dá aquí el precio de un apartamento chulo en Buenos Aires, te lo puedes creer…). De hecho estoy viendo cosas, pero no es un buen momento para embarcarme en algo así. Hay que esperar a después de las elecciones, que el mercado y la economía están muy convulsos y es probable que haya aún más novedades con los precios y los intereses. Hay que esperar.

Tengo que esperar unos días más a que cicatrice del todo lo de la pequeña intervención quirúrgica de la ingle, para que me quiten el último punto y se vaya lo morado. Tengo que esperar a los tratamientos dentales, que serán más de lo que me esperaba, con otra pequeña intervención quirúrgica, un mini injerto en la encía. Por otro lado, ayer descubrí un bultillo (lo mismo son dos juntos) en lo que vendría a ser la papada si tuviese papada, que no tengo papada pero no sé como se llama esa parte. Puede que sea un quiste sebáceo o un pelo encarnado, que lo mismo se arregla solo, pero si se enquista me lo debería quitar con otra pequeña intervención quirúrgica. Me puedo sacar un bono o algo. Pero hay que esperar.

Estoy preparando dos producciones chulas, tienen buena pinta, pero son aún herencia de la etapa anterior, no están implicados los nuevos jefes, con los que apenas he tratado, y se supone (y deseo) que van a llevar el nivel de curros en mi agencia a otra dimensión. Seguro que haremos cosas muy interesantes y distintas y con gente de nivelón, pero hasta que eso ocurra, hay que esperar.

Y hay que esperar aún para disfrutar de lo nuevo de Corazón, y lo nuevo de Ellos, y de varias otros Popin y Popout. Ahora bien, lo que espero con más ansias es lo nuevo de Chico y Chica. Se está haciendo de rogar, pero me consuela saber que seguramente nos alegrarán el verano, mucho. Hay que esperar (te alabamos señor)…

Mientras tanto, esta tarde, después de darme una vuelta por El Ego de la Pasarela Cibelas (gracias Richard), me meto a este curso en el que enseñan unas técnicas de respiración y meditación de las que daré cuenta, si lo considero oportuno, más adelante. Empieza mañana de 19:30 a 22, luego el fin de semana de 10 a 15, y de lunes a miércoles otra vez igual que el viernes. Intensivo y extensivo, no sé si actualizaré mucho mientras tanto. Me apetece mucho, me han dado muy buenas referencias, y está muy indicado para reducir el stress, mejorar la actitud ante los conflictos, es bueno para la salud en general y para las adicciones. Todo eso lo necesito. Y paciencia, paciencia para esperar los frutos.

Porque de toda la vida hago como que soy feliz, casi siempre, menos cuando me dejo llevar por el sufrimiento y la desolación absoluta. Pendulante, sabes. Pero yo sé que un día, más tarde o más temprano, me curaré y soy feliz de verdad (o algo parecido). Pero la verdad verdadera es que, para eso, de momento… hay que esperar.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

5 comentarios to “Tanto tiempo y tan poca paciencia…”

  1. Laura Says:

    Vengo de terapia. Lo podría haber escrito yo cambiando algunas cositas.

    No es mi fuerte esperar, me produce ansiedad, impotencia. Hay que aprender. Aprender a esperar.

    Esperemos juntos.

    beso grande

    tkm

  2. Telecine Says:

    lau, es que el que espera, desespera! ¿O era el que es pera?

  3. eppes Says:

    Yo soy una más de las que espera! me apunto a la lista.

  4. kolo Says:

    la paciencia es uno de lo aprendizajes mas dificiles a los que se enfrenta el hombre…

  5. Telecine Says:

    eppes… el que espera, ¡que no desespere!

    ¡kolo! Qué bien verte por acá… La paciencia es la mdre de la ciencia, dicen…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: