Archive for 28 abril 2008

Comunicando – (con actualización)

abril 28, 2008

Comunicación bucosinusal. Así se llama lo que tengo. En inglés: oral antral communication. Es una cosa mala, una mierda, un bajón. Sabes eso de que te dicen que tienes que hacer algo (una extracción) para estar mejor (me dolía un poco y no daban con el motivo), te fías, tiras palante… y después estás peor. Mucho peor. Muy mala suerte. No se puede hacer nada. Y es una extraña sensación, porque por un lado parece efectivamente que no se puede hacer nada, parece que era del todo inevitable (la única manera de haberlo evitado era no realizar la extracción), pero cada día me pasa alguna cosa relacionada con ello (dolor, fiebre, molestia, comunicación), y no me puedo quedar tranquilo pensando que quizás debería estar haciendo algo al respecto para no estar peor…

El finde pretendía hacer vida normal, con cuidado, porque la vida normal en estos últimos tiempos ha sido bastante intensa… Kriyas no puedo hacer, impensable. Fui un ratillo al gym el sábado, y ayer a comer y a pasear y echar siesta al Retiro, con Pitiu, a ver un poco qué pasa en la naturaleza, respirando pólenes y eso, de cara a decidir si hago el curso del puente en Guadalajara, y el resultado ha sido un poco mal: por la noche estaba extenuado y mal de la tripa y con un poco de fiebre.

Pero bueno, iré por partes. Me parece que la redacción hoy será un poco meandrosa, ya que tengo la cabeza loca y quiero escribir desde otro lugar, no desde la razón rígida, porque la mente no me ayuda mucho. Por ahí puede venir una de las lecciones de todo esto: la mente, a veces, no soluciona las cosas…

El viernes, después de una reunión labo laboral que se me hizo eterna, nos invitó una productora a comer a un restaurante genial. Es una de las cosas buenas de mi curro, tener acceso a estos lugares que por mi cuenta no sé si lo haría. Es fusión japo peruana española, más o menos. Me he dado cuenta que para mi actual vegetarianismo los menús degustación se tornan complicados… Decidí aceptar pescado como animal de compañía, y palante. Muy bueno todo.

Acabamos bastante tarde la sobremesa, así que me dio tiempo a descansar más bien poco antes de ir al Real a la ópera que me tocaba de abono: “Orpheus und Eurydike”, de Ernst Krenek, con libreto de Kokoschka, en versión concierto. Es música atonal, estrenada en 1926, y si bien la versión concierto de cualquier ópera es un poco más aburrida, sumado al ruidismo del género, entiendo que no sea una pieza fácil y que la gente marchara en los entreactos, pero a mi me gustó. Bastante. Lo impredecible de las evoluciones, y el guión delirante, siendo además bastante corta para la media (menos de 2 horas), me hicieron disfrutar.

Cómo mola la mitología, los dioses, las ninfas, el inframundo, y eso de que la gente muere y resucita y remuere y se encuentran en el reino de los muertos y se vuelven a asesinar… estupendo. A ver si nos creemos que esto del Coyote y el Correcaminos o Tom y Jerry o Rasca y Pica, que se mueren y vuelven en la siguiente escena, es un invento actual…

Luego, en mi motillo a una cena fenomenal, impulsada por lifeonmars y Xabi, en un italiano al ladico de casa de éste último, con un alegre grupete (Mr. E, Unflashybasta, Edu, Cosimo y TB97). Yo estaba un poco regulero de salud psicofísicabucal. Además de todo lo que me pasa, el día de antes me había percatado de que la tonterida de no comer sólido en dos días por el malestar, había sido el colofón a campañas anteriores (abstinencia, kriyas, entrenamiento, vegetarianismo) que, sin buscarlo, tuvieron como efecto colateral una drástica bajada de peso. Sesenta y poco estoy pesando. Como 7 (o más) kilos menos en tres meses. Así es que, a pesar del malestar, me he puesto a comer bien y mucho (sin ojos, clarostá). Me pedí una pizza asín de grande, te lo puedes creer, de provolone y cebolla.

Me retiré al acabar, que estaba agotao, y creo que se marcharon todos. El sábado había quedado con Tugramola, un plan fenomenal que refleja cómo ha cambiado el cuento: le pasé a buscar para ir al gym, y ahí me presentó a su amigo, presidente o director o lo que sea de un grupo de deportistas gayers. Y todo por la mañana de sábado. Hice low impact, que ya desde el día anterior los antibióticos de caballo me estaban dejando baldado, por no entrar en detalle con temas intestinales (como bien me han aconsejado, yogur y kefir ya me han medio calmado). Después de entrenar fuimos a mi chino buffet vegetariano preferido, y dimos un paseo por la Gran Vía y aledaños.

Le llevé en mi Poyota a unas cosas que tenía que hacer él por Cuzco, y me acerqué a La Casa Encendida a esperar pacientemente a que pusieran a la venta las entradas de última hora para la Electrónica en Abril de esa noche, que Gallo me había dicho que me quería presentar a un amigo suyo, famosísimo diseñador argentino, que allí estaría. Por los pelos conseguí tickets; pasé por casa a cambiarme, y regresé a la hora, para encontrarme con Monik y Gallo. El primer live era un poco rollo, y el chunda chunda muy estridente para mi actual estado, me vibraban los parientes y los tempranos, así que marchamos a la calle Argumosa, a una terracita fenomenal, a picotear algo. Volvimos ya casi empezando Kalabrese, que me gustó mucho. El ambiente humano que allí se conforma, más ese deep house con banda en directo, dejaron muy buen sabor de boca.

Luego los tres con el diseñator, Alejandro, fuimos al Josealfredo’s; conseguimos mesilla, o sea que fenomenal, y charloteamos unos ratos. Me encontré con alguna gente; con una persona en concreto tuve una charla clarificadora, que me lleva a pensar que las teorías kármicas se aplican a todo en esta vida. Dimos un paseíllo por la zona, dudando si prolongar la velada, pero coincidimos en que lo mejor era que no. Dejé a Alejandro con mi taxi en casa de Gallo, y a la cama.

El domingo quedé one more time con Gallo y Alejandro, en la misma esquina de mi casa, y dimos un paseo por el Rastro. Luego me encontré con Pitiu, y los cuatro tomamos algo en una terracita de la Plaza de la Cebada. Ellos marcharon a sus cosas, y me quedé con Pitiu. Comimos en La Musa, cogimos un kefir de postre en Viva La Vida, y nos fuimos andando al Retiro; y ya pasó más o menos lo que contaba al principio.

Empecé a escribir esto anoche y lo estoy rematando en el curro. En un rato voy a un maxilofacial hermano de una productora amiga, a que me de una segunda opinión. En Adeslas pondré reclamación, sin duda, en cuanto tenga más información y vea el alcance de todo esto. Hoy tengo que decidir si hago el curso en el campo este puente, o no. Tengo sentimientos encontrados, pero no me quiero agobiar.

Si me voy, no creo que actualice antes, por lo cual el blog estará un semanita más o menos cerrado por vacaciones. Ni idea si hay wi fi en el hotel rural, pero prefiero desconectar del todo si lo hago.

Y si me quedo, pos lo mismo desconecto también… Al ver verás

Actualización 18:33:

He ido a uno de los cirujanos maxilofaciales que me recomendaban, al que me podía atender hoy, uno famosísimo y caro. Me dijo que eso así tal y como lo tenía, estaba mal, y que estaría peor de no remediarlo a tiempo. Fenomenal, justo lo que me temía. Me ha hecho otra intervención quirúrgica, limpiando todo, sellando, cerrando, y me ha dado puntos. Me duele un poco, pero estoy mucho más tranquilo: no era nada normal lo que me pasaba, por mucho que se empeñen en hacérmelo creer los de Adeslas. Caerá reclamación, fijo, en cuanto valore los perjuicios, incluyendo estos gastos (esperaba mucho más la verdad, pero lo que sea es poco en estos momentos).

Mañana vuelvo al médico y me acaba de contar, pero he cancelado el curso de este puente. Me parece muy precipitado. Prefiero hacerlo al 100% el siguiente, cuando esté mejor.

Mi renacer espiritual tendrá que ser más gradual…

Anuncios

Molar

abril 24, 2008

Estos días, con tantos temas en torno a mi mucho trabajo y las novedades discográficas, se han visto total y absolutamente empañados por un percance médico de envergadura. En efecto, sigo con los temas medicales, y estoy un poco hasta la polla ya, pardon my French.

Llevaba yo ya como un mesecillo con molestias en una muela; justo antes de semana santa me hicieron una endodoncia que no resultó: me seguía doliendo. Al tiempo me la repitieron, y nada. Esta semana el endodoncista tiró la toalla, y aliado al periodoncista, sentenciaron extirpar. Voy a resumir el asunto, porque además de los hechos concretos, el mal trato (y maltrato) al que me sometieron en Adeslas Dental es inenarrable. O muy largo y truculento de narrar. Como pre-conclusión, lo digo todo lo alto y claro que me permite este vuestro blog: Adeslas Dental NO.

El martes por la tarde me atiende una cirujana no sólo mala sino también borde, y sin entrar en lo escatológico, digamos que al extraer la muela de la encía superior izquierda, pieza 26, practicó un orificio contranatura que va de la boca a las fosas nasales. O sea: tengo un agujero de la boca a la nariz. El aire se cuela, hablo raro, se pasan los líquidos… una mierda como la copa de un pino.

En el momento no medí la gravedad, ya que salí de la consulta mordiendo una gasa, y la doctora quitó toda importancia a su negligencia, la muy zorra. Ayer fue un día horroroso de excursiones a la clínica para que alguien me haga un poco de caso, consiguiendo sólo vivir momentos verdaderamente asquerosos con gente super borde, corporativista, tapando sus errores unos a otros. Vamos a ver, un error lo puede cometer cualquiera, y más aún esta gente tan estresada (que no entiendo cómo los médicos se ocupan de nuestra salud cuando la suya propia la llevan fatal), pero por mucho papel que te hagan firmar antes de mover un dedo, creo que lo mínimo es brindar un trato humano, dar información cuando se pide, tener un mínimo de empatía para con el que sufre.

La cosa sigue fatal, aunque estoy un poco (poco) más tranquilo. Parece ser que en Adeslas se van a poner las pilas, y por lo menos desde el punto de vista comercial intentarán resarcirse (eso me han dicho por teléfono, que me llamarán y tal, aunque ya no les creo nada). Aún estoy por ver en qué me afecta. De momento, el curso/ retiro que tenía señado para hacer el puente próximo, no está claro que pueda asistir: es en torno a ejercicios de respiración, ya me contarás. Por lo demás sigo con antiinflamatorios y antibióticos (la úlcera encantada, te imaginas), y enjuagándome con colutorio, que dos de cada tres veces se mete por la nariz y no veas cómo escuece.

Aquí sigo, anyway, en mi puesto de trabajo. El gym me lo salté un par de días, pero creo que hoy iré un ratillo. Y lo mismo si no salgo tarde por la tarde me acerco a urgencias de la SS, para quedarme más traquilo…

Ya me gustaría ser cliente, y no paciente. Qué profesión es la médica que el nombre por el que se llama a los clientes ya lleva implícito que te vas a tener que aguantar: paciente. Ya me gustaría poder reclamar y tal. Los errores médicos no tienen garantía, no se puede “cambiar”, pero que por lo menos te traten bien, ¿es mucho pedir? Yo soy muy de poner reclamaciones, como Lady Olé, porque ya sufrí mucho por no quejarme, y la responsabilidad sobre todo lo que me pasa es mía. Lo que no provoco directamente, lo permito, y no elegir es elegir que elijan otros por uno. Por eso pregunto, insisto, no me voy con la duda de qué es lo que ha pasado…

Ya me gustaría que fuese, por ejemplo, como el enmarcado del poster de Butt . Antes de dejarlo en la tienda, me aseguré que al enmarcarlo lo pegarían bien plano, era muy importante, porque es de papel normal, fino, y venía doblado; las marcas de los dobleces ya no se quitan, pero si se pega bien, cuela. Me lo llevo a casa, y al desenvolverlo veo que estaba fatal, todos los dobleces levantados y con burbujas y todo. La verdad es que la chica que me atendió fue super simpática, y lo repitieron y quedó fenomenal. Esto es lo que veo sobre mi cama cada mañana la despertar, y cada noche al acostarme: Jason Whipple from Brattleboro, Vermont, USA, by Miguel Villalobos. A que mola.

Por cierto, el doble significado de lo que pone la taza adquiere otras dimensiones sobre una cama… jeje…

El disco de Madonna también mola, más de lo que dicen los tunantes por ahí. Coño, es un disco de Madonna: pop energizante, estudiadamente actual, más o menos negra (que no es todo R&B, y lo que es R&B me gusta), y cómo es tónica desde hace un tiempo, ya no más letras profundas, y si rimas infantiloides. Ya haré una crítica track by track.

Ahora bien, me he asombrado a mi mismo pendiente del disco de Mónica Naranjo, y es que “Europa” me gusta, en serio, no es pose, me encanta, especialmente en el gym. Pero a dónde voy, cómo me va a gustar el disco entero, ni que fuera fan. Pero bueno, desde que ví que ella misma lo recomendaba escuchar en el coche, pos no se hable más, a mi Poyota vas.

Visto por el lado bueno, por lo menos ni se me ha ocurrido investigar nada de lo de Mariah, te imaginas. El día que haga algo de eso me avisáis y me daís un par de tortas, o algo…

Fuera de broma

abril 21, 2008

Hace tres meses, harto de estar cansado y cansado de estar harto, enfermo de adicción y adicto a la enfermedad, hice una ruptura importante en mis hábitos y costumbres. Primero bien, después mal, después más o menos, y finalmente esto de ahora, en lo que llevo un par de meses ya. Una nueva rutina, nuevos hábitos, nueva estructura.

“I’m ready for my close ups, Mr. Cukor”.

Estoy listo para un nuevo giro. Bueno, será una simple alteración de la rutina, para mejorar algunas cosas, aligerar algunas cargas, evitar el anquilosamiento. Este finde fue el principio de ello, y el curso/ retiro que haré a finales de mes me dará un poco más de orientación

El viernes empecé con el cambio de rutina gimnástica. Esta temporada de entrenar cada día, o sea 7 a la semana, me ha venido fenomenal como ansiolítico, descarga y un poco de vigorexia hedonista. Pero es mucho desgaste, y ahora que estoy más tranquilo, voy a hacer mis descansillos. Fue muy curioso, porque después de trabajar me fui a casa a comer y descansar un poco, y al despertarme tenía, no exagero, muchísimas ganas de entrenar. Me hizo gracia, pero asusta un poco la verdad. Decidí ir al gym, pero a nadar, nada más nadar. Unos largos, una sauna, un baño turco, y tal.

Estaba en lista del 8 y medio para el pinchamiento de Guille Milkyway, que tocaba antes en un festival gratuito en San Blas, aunque no me enteré, no sé por qué. Más tarde Misternilsson, sin conocerme más que virtualmente hasta reconocernos en el club, se acercaría a la realidad: “Un festival gratuito, en San Blas, tú ni te enteras, claro”. Soy un libro abierto. Pensaba ir con Cacho, que al final no pudo, así que estaba a punto de desistir cuando me llamó Ludopath, mi amigo francés que viene un par de veces al año de visita. ¡Bien! Lo cierto es que es el acompañante de salidas ideal. De hecho así empezó nuestra amistad hace años, saliendo juntos a bailar, y se mantiene igual a pesar de que yo ya no (muchas cosas). Lo que indica que el llevarnos bien no pasa por la intoxicación.

Quedamos en el Enfrente, yo dudoso porque él venía con su hermana de 20 años, y no sé si es el sitio ideal para tal, pero todo bien, muy maja e integrada. Últimamente cada vez que voy al Enfrente me encuentro con uno (o más) ex rollos, menudo rollo. Supongo que a medida que me hago más viejuno habrá más exes por el mundo, normal.

El 8 estuvo geniaaaal… y para mi fue en cierta forma un ritual reparador, ya que por ahí pasé mi última noche de desfase hace tres meses, y ahí mismo metí la pata bastante, más de una vez. Por ello esta vez la diversión sobria ha sido un gesto mucho más allá de lo aparente.

Nos colocamos junto a la cabina y allí nos quedamos tol rato. Yo saludaba solamente a los conocidos que por allÍ pasaban, y luego, al salir Guille, lo tenía delante miyo total. Genial el momentazo coreografía “Disfraz de Tigre”; bueno, en realidad genial todo. ¿He dicho la palabra genial?

Tuve un acercamiento; bueno, en realidad, como dije, sólo interactuaba con quien se acercaba a la zona, por lo cual lo correcto sería decir que fue él quien tuvo el acercamiento conmigo. Todo bien, no entraré en detalles, pero sí que saco una lección de lo ocurrido. En plan el final de cada episodio de “The Sarah Silverman Program”: “What have I learned today?” Pues es algo así: en contra del mandato de mi subconciente fóbico, ya sé que no necesito estimularme para estar brillante ni anestesiar mis inhibiciones para ligar. Hasta ahí vamos bien, lo confirmo y me reafirmo. Ahora bien: debería pasar a la fase 2, en la que puedo ser más selectivo en mis encuentros eventuales, y partir de la base de que ellos tampoco estén (muy) estimulados y/o anestesiados…

El sábado, descanso, gym, y visita de Micky. Fuimos a pasear, charlamos de cosas. Es increíble lo ingenuamente optimista que es; menos mal, porque está pasando por una fase muy complicada, pero parece ser que ya se está encauzando la cosa. ¡Y tiene novia! Jó, a este paso cada vez veré menos a mis sobris… Hicimos unas compras (rollos del gym y libros en la Fnac, ya ves, dos caras de esta moneda que soy), y le llevé a cenar al Shi-Shang, que aúna dos de sus tipos favoritos de restaurante: chino y buffet, añadiendo mi preferencia (vegetariano). Pues con la tontería, se está convirtiendo en mi restaurante de tralla predilecto. Y luego al cine, a ver “Fuera de Carta”.

Yo sabía lo de la temática gayer, y con Micky todo bien. Lo que no sabía, que me dijo el Xabi que le habían dicho, y una vez que yo ya tenía las entradas, es que era bastante chabacana… En fin, no fué para tanto, ahora bien, sólo recomendable como pieza sociológica. Y no lo que trata la peli, sino la peli en sí. Desarrollo:

En una sinopsis que hay por ahí, dice que la película refleja la nueva realidad social española en relación a las libertades recientes. Pues yo difiero un poco de esa definición. Más bien pareciera ser que la excusa de las nuevas libertades hacen que los viejos chistes homófobos de peli de Ozores se camuflen en un aparente tono más cool… pero igual de casposo. El hecho de que el prota, el héroe digamos, sea gay, no aligera en nada la búsqueda de carcajadas con frases del pelo de, por ejemplo, la que suelta un fontanero que sale de casa de uno: “Agua ya no pierde, pero lo que es aceite… ya no sé”, o “Ese mariquita que trabajaba en un banco de semen y lo despidieron por beber en el trabajo”…

Plagado también de chistes racistas (especialmente contra un chino) y lo que más me molestó: los permanentes chistes de borrachos. Por favor, que entiendan de una vez que un borracho no es nada gracioso y que dejen de fomentar que emborracharse es divertido. Muy fuerte: los cuatro personajes principales tienen su escenita de pedo.

Más allá de que el cine español actual se está convirtiendo en una extensión de la tele, y eso es lo que es esta peli: como ver un episodio largo de Siete Vida o Aída, soprende que Javier Cámara, después de un repunte en la calidad de sus curros, se preste a esto. Por no hablar de Lola Dueñas, por dios, ¿qué hace aquí? El ridículo, ni más ni menos. Fernando Tejero, en su línea; y el personaje del futbolista argentino, sintomáticamente, no lo hace ningún actor argentino reputado (y no porque no hagan comedia cutres: Ernesto Alterio, por ejemplo, llegó a hacer aquella del penalti no se qué, horrorosa), sino un actor chileno imitando (racistamente esteriotipado) el acento argentino; hace pensar si quizás ningún argentino quiso aceptar ese papel, ese guión…

El domingo fue un día principalmente familiar. Bajaron Snow y Caro, y quedamos con el hermano, cuñada y sobrina de Snow, más otro amigo suyo, a pasear por el Rastro, comer en La Latina, café en los Austrias y toda esa parte. Charlas interesantes unas, intensas otras. Todo bien. Luego a casa a siestear unos e internetear otros, y ya marcharon.

Por la noche, divertido colofón al finde. Con Ludopath, Depard, Caco y Dove, fuimos al último Alló Fellini con las tres Fellinis (la semana que viene, el último final, sólo estará Nenita Danger). Nos reímos mil. Después ellos marchaban a copear o algo, pero yo ya no, yo ya había tenido una dosis de ocio findesemanal más que suficiente, y a dormir que hay que trabajar para levantar este país, templo de la izquierda, que hasta el PP quiere a los socialdemócratas, te lo puedes creer.

Por cierto, ¿cuál es el Partido Liberal?

Su ir, su venir…

abril 18, 2008

Sabes qué te digo, hoy tampoco hablo de lo de los perros. Y punto. Y tampoco voy a hacer un post kilométrico. Como diría Amy, no no no. Hoy es un mero Querido Diario, con lo emergente, más unas fotos así, al tun tun, de mi propio dedo, de mi propio objetivo, sin pié de foto ni ná de ná.

Un día tenía que ocurrir: Muchachada Nui estuvo un poco peor. Hubo algunos momentos gloriosos, como el forro bufló de Enjuto, la evolución del romance entre el joven Rappel y Amsterdam, y ese fastusoso “Jesulímp Bizkit”. Pero otras cosas, como Manu Chao (“bueno, me piro, ciao”), me dejaron un poco tal…

Anoche fuimos a lo del Low Stage, después de un complicadísimo entramado de invites que al final resultó ser mucho más fácil todo. Iba con Equis y Paco, y Dwalks y sra, que remajísimos, madre. Por el camino recogí con mi Poyota al Xabi y a Depard, anexiones de último momento.

Souvenir fenomenal. He de reconocer que estuvimos haciendo eso tan molesto de hablar durante tol concierto, algo con lo que suelo ser muy crítico, pero hala, ya está, autocrítica también, como corresponde. Ella es muy BB, como bien puntualizaba Equis, que por cierto al final de “Alló alló” ella les mandó un beso a lo entrelíneos, y me emocioné yo, seré pava.

Equis estaba fatal por unas cosas que le pasaron, que me dejaron pensino, y hoy he llegado a unas conclusiones que le contaré la próxima vez que le vea. Si, ya sé, no estoy contando nada y no se entiende, pero es que como él me lee a veces, si me lee hoy, que lo sepa. Blog messenging que se dice.

Wendy James, todos mis respetos, living rock history, pero debería hacer como Grace Jones, “adiós, ya me habéis visto”. Está bastante fea para lo viejuna que es, y como me dijo Dwalks en un sms desde tres pasos más allá, es como Malena Gracia. Yo añado: sin tetas. Y no te creas, ese rock, aunque alejadísimo de lo molón que eran los Transvision Vamp, no está nada mal, pero al tercer tema, a mi, en lo personal, me aburre.

Menudos amigos tengo que se van marchando todos y yo lo que realmente quería era ver a Zoot Woman. Depard me aguantó el caprichito, fíjate, justamente él, que era el que más pronto se levanta, a las 6:45, te lo puedes creer, después de mi pequeña performance de me pongo el abrigo, me quito el abrigo, que vamos , que me quedo… A las 12:30 salieron, y después de una noche de músicas a volúmenes ensordecedores (salvo Souvenir, todo lo demás, la Wendy y la música de los djs, hacía imposible ya no solo hablar, para lo cual había que meterse en el retrete prácticamente para conservar un mínimo de integridad timpánica), digo, después de tanto ruido, los Zoot Woman eran un remanso de calidad y terciopelo musical. No, no estaba Stuart Price, a.k.a. Jacques Lu Cont; definitvamente él es el artífice en la sombra, pero el trío lo hacía fenomenal, y el cantante, pos eso, me en-cantó.

Ya veré si el finde escribo sobre lo de los perros. Quiero hacer una reflexión que no tiene relación con el resto del post, pero para mi devenir es importante. No es lo mismo un disminuído psíquico que un enfermo mental. Al disminuído psíquico, al igual que al físico, visual, etc, se le puede ayudar; es por lo general dócil, le gusta la integración, y puede llevar una vida normal adaptada a sus posibilidades (como todos los demás no disminuídos, supongo). El enfermo mental, sinencambio, corta la cabeza a su madre y se pasea por el pueblo con ella bajo el brazo.

Con esto no quiero decir que un enfermo mental no pueda mejorarse o tratar su patología y llegar a llevar una vida casi “normal”, pero no hay nada de romántico ni poético ni nada en un enfermo mental. Que hagan radios si pueden, que hagan anuncios de Coca Cola, que sean integrados si se esfuerzan en ser sociables… pero nadie está obligado a tener que exponerse al peligro de tratar con un familiar enfermo mental. Es muy peligroso.

P.D.: No todo el mundo opina lo mismo.

Es cupo

abril 16, 2008

Antes que nada, lo prometido es deuda. La foto de Telesanto, esto es: yo mismo con la máscara que me trajo Equis de México. Creo que no es del Santo, pero si lo dice Paco, autor del retrato con su iPhone, pues así se queda:

Y ahora al tema del día de la mesilla de debate: Dj sí, Djs no. Ah no, eso era después. Había dicho que iba a hablar de perros y amos y amor, una teoría que estoy desarrollando, pero eso tampoco será hoy. Estoy desarrollándola. Y des-enfadándome.

Así que, aprovechando que hoy es a solemne sesión de apertura la IX Legislatura, comentaré lo del nuevo gobierno. No había reparado en el tiempo que se toman para el asunto: que si debate de investidura, que si es doble, con 48 horas de por medio, que si la asunción de los cargos, jura de los mismos, etc. Pos eso, hoy no he visto la solemne tal, estarán en ello, pero ya está, listo para empezar.

Y es que cada vez, si cabe, me siento más identificado con todo lo que hace este socialismo, con la coherencia y decencia de Zapatero y la gran labor ideológica que están desarrollando, que parece que nadie repara en ello: da más morbo quedarse con el asunto de los cupos y las ministras mujeres. De entrada lo de las ministras y los cupos, me parece fenomenal en un gobierno y para todo lo estatal. La discriminación positiva es un tema delicadillo ante el que hay que definirse: yo personalmente estoy muy de acuerdo con ella, con este concepto de que ante dos o más opciones iguales prime la históricamente discriminada; de eso se trata la justicia social.

Yo personalmente one more time, podría ser considerado una minoría históricamente discriminada, la de los gayers, pero lamentablemente la gayer no es de esas minorías favorecidas por las leyes; como mucho se equipara en derechos, pero no se favorece. Ya me gustaría a mi, tener espacios reservados para aparcar con un triángulo rosa, no véis que hemos tenido una vida muy difícil… Pero no. Es más, yo soy considerado un privilegiado, por sexo, edad, ingresos, etc, y por ello no solo no soy favorecido sino que, aunque de mi trabajo salen las jubilaciones y los paros y las viviendas de protección a las que no puedo aspirar (cuando a su vez tampoco llego a una normal), no gozo de casi ningún beneficio social. Es lo de ser de la brecha maldita: ni pobre ni rico, sino todo lo contrario. Pero como soy rojo, me parece bien. Muy bien. Yo quiero que se les de a los que lo necesiten, y a mi también, y si a mi no, pues que no se le quite nada a nadie, mesplico. Mucho para todos, muerte a la conciencia de escasez, y para atrás, nunca.

Jesús Caldera deja un ministerio para crear una fundación que se va a ocupar de remozar la ideología socialista. Pareciera un cargo intrascendente para sacarlo del medio, eso he escuchado por ahí, pero yo creo que es el nuevo cargo más importante que ha creado Zapatero. Es crucial en estos momentos, en los que las izquierdas de más a la izquierda están en clara decadencia, redefinir el socialismo. Lo de Izquierda Unida en España es tremendo, y lo de Italia, el fracaso de Prodi que deja paso al payaso de Berlusconi, clama al cielo. Ahora vuelvo con ese sujeto.

Ahora que, décadas después de la hecatombe soviética, queda claro que las izquierdas no pueden alterar en nada el sistema capitalista (lamentablemente), y que los gobiernos socialistas tienen que convivir a nivel nacional, autonómico y municipal con gobiernos de otro cariz, las reglas son las mismas para todos (fatales). La diferencia, que es mucha, es lo que se debe redefinir: el asegurar la igualdad de oportunidades, la administración de los recursos, la defensa de los derechos individuales, la ecología, la protección de los más necesitados, etc. En esa línea no estoy en nada de acuerdo con la devolución de los 400 €, todo sea dicho. Además sigo yo esperando que alguien algún día hable de la fábrica de armas en España, que por lo visto es una industria muy boyante, y creo que el pacifismo debería ser otra bandera de la izquierda.

Y la igualdad. Creo que se debe legislar por la igualdad de salarios en el sector privado, pero es cierto que no se puede imponer cupos ni cuotas en el mismo, y que lo más probable es que los hombres se sigan apoyando unos en otros. Justamente por esa razón, y para equilibrar, el sector público debe imponerlo por ley y defenderlo. Ante los nombramientos del nuevo gobierno (más ministras que ministros y creación de Ministerio de Igualdad en manos de una mujer de 31 años) han salido a protestar y a hacer burla los de siempre (la Cope, Antonio Burgos, etc) y Berlusconi a hacer chistes de Ozores, eso de que va a serle difícil gobernar a ZP con tantas mujeres; pero es que lo ha llamado “gobierno rosa”. ¿En qué estaría pensando? ¿En el ministro gayer? Miguel de Sebastián dijo en su investidura, a la que asistieron gerifantes de las empresas de telecomunicaciones, que tiene 2 (dos) móviles… ¡tenemos tanto en común!

Una cosa que como republicano (además de rojo) me ha chocado un poco, ha sido que en medio del revuelo de que la nueva ministra de Defensa sea una mujer embarazada, que al asumir el cargo, al pasar revista, haya dicho aquello de “repetid conmigo, ¡viva España! ¡viva el Rey!”. No me llamó la atención en Bono ni de los demás ministros; es algo inherente al cargo, pero una pena que haya sido en el día del aniversario de la 2ª República… No sé, debería haber dicho algo en plan Nicole Kidman en “Los Otros”: “repetid conmigo, ¡esta casa es nuestra”…

Fueraparte todas estas consideraciones, lo que además superdestaco es una anécdota de la asunción del cargo de Bibiana Aído, la susodicha ministra de Igualdad (mencanta ese nombre, entre Bibi Fernández y Aída). Resulta que ella y Maria Teresa Fernández de la Vega y Magdalena Álvarez y todo el séquito estaban tan ricamente jurando cargos en la sede de la calle Alcalá, mientras los agentes de movilidad de Gallardón multaban sus coches por estar aparcados en el carril bus. Vale, suena a mala hostia entre partidos, pero aunque que no lo pagarán de sus bolsillo, ni, como dicen, se paga directamente de los nuestros (este tipo de gastos se suelen contemplar en los contratos de las empresas externalizadas), me parece fenomenal que los multen, y ya va siendo hora que alguien le ponga el cascabel al gato con el asunto que más clama al cielo del tráfico en Madrid. Es realmente desquiciante que la gente aparque a donde le salga de la punta, y esta ciudad es potencia mundial en doble fila.

Grúas para llevarse todos los coches infractores hay que poner, ya. Pero no para llevarlos al depósito y recuperarlos pagando una multa y tal. No. Destrucción automática, inmediata y absoluta a todos, sin distinción de coches oficiales, particulares, carga y descarga ni nada de nada. Y punto.

¡Que te sueco leches!

abril 14, 2008

Ha sido un finde bastante completillo. El viernes, después de trabajar, comer, descansar y ejercitar mi vigorexia, quedé con Equis en la inauguración de TriBall (que viene de Triángulo Ballesta, en clara referencia a Tribeca, en fin, suerte, ojalá cuaje el concepto zonal). Ocupación creativa, un proyecto para reanimar la zona. Es, en palabras de la propia web:

Para el desarrollo del proyecto y durante un período inicial de 1 mes, triBall cederá 13 locales vacíos de la zona, entre los que se encuentran 4 prostíbulos, una tintorería o una antigua peletería y que durante las últimas semanas han sido reconvertidos por sus nuevos inquilinos en auténticos espacios de tendencia y arte.

Yo estaba invitado por uno de los locales, que saludé fugazmente al llegar, y en seguida me metí en el de Carlos Díez, donde estaba Equis. Es una antigua casquería, con una gran barra de mármol y cámaras frigoríficas reconvertidas en showrooms. Carlos in person (que remajísimo es) nos condujo a las catacumbas, donde tiene unos espacios enormes que podría adaptar a talleres de chinos, o algo, o crear accesos al cercano Odarko, no sé. La verdad es que en mi nueva etapa vegetariano anti cuero, etc, la vibra de la casquería (le puso de nombre La Casa de la Carne, sin ir más lejos), me dejó un poco tal… (sajeráo soy).

Lo cierto es que nos fuimos a cenar del tirón, no entramos a más locales, pero atravesamos una variopinta muchedumbre de modernos y putas, muy interesante. Como bien dice Equis, putas y moda, misma cosa. Cenamos en aquel buffet chino vegetariano fenomenal cerca de Gran Vía, la verdad es que es cutre pero mola. Un drink en Josealfredo’s, donde me encontré con mi ex, Much, que estaba con su ex, fenomenal, maja. Con Equis nos pusimos al día en una larga cháchara, muy interesante. Antes me había dado un regalo de su viaje mexicano, una máscara de lucha libre estupenda. A ver si pongo una afoto chula que me hizo Paco con su iPhone, en cuantico me la pase, a ver si alguien me descubre a qué luchador pertenece.

Después de ello me acerqué a la Sixta, un bar gayer de barrio, en la calle Calatrava, donde Depard estaba invitado al cumple de un amigo; bueno, hay un entramado de relaciones en torno a los asistentes al evento que es largo de contar y no sé si me apetece. Fueraparte eso, lo gracioso es que yo viví hace cienes de años en esa calle, y solía pasarme por dicho bar. De siempre hay unos bares gayers y lésbicos por la zona, que entre esos y los nuevos han convertido en la zona en un Chueca 2, o como la portada de la guia del ocio de El País del viernes sobre la línea 5 de metro: Chuecatina, a un metro.

Al llegar me llevé un pequeño susto (que tampoco contaré, pero justificadísimo visto lo visto) del que me repuse rápidamente. Depard estaba con Dove, la socia de Caco, y luego vino Mitty, a quien había visto horas antes en el metro. Hicimos risas, pero ni por esas me iba a ir con el grupete al Maricohm, que no veis que estoy al lado de mi casa…

Anda, aún es viernes. Abreviando.. El sábado quedamos un alegre grupete por iniciativa de Oblikuo, para ver la expo de Horacio Coppola en la Fundación Telefónica , en el nuevo espacio de la tercera planta, que abajo harán la gran tienda para el lanzamiento del iPhone, qué ganas. La expo fenomenal, ya veré si me explayo en otro momento con un tema relacionado con la amnesia familiar de mi padre, la época de Buenos Aires reflejada en las fotos, y toda esa parte. El estilo Bahuaus, La Mujer Moderna, los encuadres racionales, el peso de la forma… Muy recomendable.

También tuve un par de sorpresas sobresalto. Agradables he de decir. Una en relación a algo que a ver si por fin se resuelve (pude haber estado más proactivo, pero eran demasiadas novedades muy de repente: por una vez puedo probar a hacer las cosas con calma, a ver qué se siente). Y otra una tontada: un joven señor (joven porque debe serlo, como yo, y señor porque lo es, como yo, pero como más canas) que tengo fichado del gym, que me resulta muy interesante y atracativo. Obvio que no le dije ni hola, yo en mi línea fóbica, pero creo que él también me reconoció, a ver si me animo y le charlo un día. Tema tengo porque compartimos ascensor y descubrí que es argentino; ya sabes: te gustó la exposición, conocías al artista, etc. Qué risa.

Comimos en el Ojalá, muy bien, y según paseábamos la vuelta nos fuimos desperdigando y me quedé buscando bolso primavera/ verano; no lo encontré, pero si uno para el gym. Las compras sin cuero ya son la tendencia absoluta.

Siesta y gym, para no variar, y por la noche, Single en la sala Sol. ¡Asias entrelineos! Me encantó. Qué guapa Teresa Iturrioz, qué clase, y a la vez sencillez (“gracias por aplaudir, sois muy majos”), ese traje plumoso para “Pío Pío”, y soprendentemente en esa sala, sonaba bien. El telonero, coros del grupo y amigo mío del Twitter, Anti, me gustó mucho mucho. Entre las proyecciones, una de mis pelis favoritas, el número musical más surrealista del cine clásico, qué modernos eran los antiguos:

Me encontré con varias gentes, pero estuve con Mr. E y Miguel (te echamos de menos, lifeonmars, ¿cómo fué aquello?, ¡animos!). Al acabar se marchaban a dormir. Me hubiera gustado dar una vuelta, pero decidí que así estaban bien las cosas, marché pacasa, haciendo unas reflexiones muy interesantes sobre cómo visualizar el ocio nocturno en mi futura vida, que ya comentaré si eso en cuanto sepa cómo coño era todo.

Dimanche de dormir ancho y largo (como la que se toma el té chino que en la canción de Single), y comí viendo “El encantador de perros”; flipo con él, pero lo dejamos así y a nivel anticipo diré que el próximo post va a ir sobre perros, relaciones de dependencia y naturaleza humana. Fui al gym, y luego cine con Monik y Gallo: “Be Kind Rewind”, la nueva de Gondry (entrad y veréis una genial versión “suecada” del Google y de vuestro propio cursor del ordenador). Nos reímos un montón (la primera peli que suecan, “Ghostbusters”, es la secuencia más graciosa que he visto en mucho tiempo), pero muy a mi pesar también entiendo que no haya sido un éxito en USA, y a ver cómo va aquí. El tema de guión sin Kaufman, gran problema de “La ciencia del sueño”, ha mejorado bastante, pero es un poco todo justificación en torno a la idea principal, que es la recreación amateur de los clásicos. La historia da bandazos entre tramas muy realistas (la demolición del edificio), y situaciones clave para la historia en clave fantástica (la magnetización del prota). Entiendo que la gente quede desconcertada.

También tiene una (falsa) aspiración realista la explicación de las técnicas de rodaje, el rollo handmade tan Gondry, con el uso de tecnologías viejas (buaaaaa soy un viejuno), como el VHS y el cassette, pero es curioso que ni aparece el asunto del montaje; supongo que la gente entiende que se ruedan montando en cámara. Hacia el final la cosa parece que va a tener un happy end de lo más yankee, pero por suerte acaba tirando a Capra y un poco abierto (no es un spoiler). En mi línea de descubrir los trucos de los directores, me llama la atención cómo el devenir de la historia, en el que la gente adora las pelis suecadas, influye en la percepción del espectador sobre las mismas.

Ya lo dejo, ya. En youtube están las pelis suecadas. Iba a poner unas secuencias del retorno de la viejunísima Mia Farrow, pero me ha molado más el trailer suecado por el mismo Gondrín:

Estoy en baja, me siento gif

abril 11, 2008

Enjuto Mojamuto, námber uán námber, o como dice Esther, new gurú de la sensiblidad contemporánea.

Aunque vale, es un concepto técnicamente erróneo, ya que el .gif no tiene baja resolución ni se pixela, pero lo entendemos perfectamente. Lo correcto sería .jpg Yo, personalmente, soy muy fan del formato .gif. Son ligeros, suelen ser muy chistosos, y son como la síntesis de la imagen en movimiento, como una vuelta al zoótropo, o zoetrope.

Volviendo a mi tema favorito en este blog, esto es: Yo. Me siento medio en baja, a ratos, medio gif, pero exactamente a la manera de Enjuto, que cualquier cosita en plan mensaje en el messenger (valga la redundancia) de Chumi (la que antes era blanca) o cualquier evento similar, me dejaría otra vez en máxima definición.

Anoche, cena en El Estragón con Pitiu, que voy a convertir al vegetarianismo a todo mi entorno, ya verás. También estoy con la tontá de que si no como cadáveres, tampoco voy a usar la piel de los cadáveres. En principio en los cursos que estoy haciendo (se aproxima la Parte 2) nos piden no usar nada de cuero, pero lo pienso extrapolar a toda mi vida, como lo de la alimentación.

No es fácil; casi todos los complementos güenos se hacen en cuero: qué hago con mis cinturones y zapatos y llaveros, etc, de Dior, Louis Vuitton, Prada… He decidido que lo que tengo lo mantengo, y lo nuevo ya me busco la vida para innovar siendo fiel a mis principios. De momento hoy llevo tirantes, para sujetar los pantalones desde los hombros y no por la cintura. Son de tela elástica y níkel cromo, por lo cual fenomenal

Sé que me estáis mirando en ese tono, que pensáis mal, lo decís mal, el nombre. Pero Ceci me dicho, me ha contado, que no estoy solo en esta cruzada: Tobey Mc Guire no deja a nadie entrar en su casa con nada de cuero (aunque por ahí comentan que en sus etapas de entrenamiento para los Spidermanes si que come proteína animal; yo, como soy ovo-lácteo, tiro de batidos de proteína de suero de leche…) . Y Natalie Portman ha sacado una línea de zapatos sin cuero para Té Casan. Así que ya ves: esto en lo que estoy no es cosa sólo de perroflautas.

Eso sí, qué caro es todo lo de este lifestyle, ¡debería estar subvencionado! No veas los precios del tofu, la quinoa, seitán, soja, etc. Y lo de la ropa, a ver… Uno pensaría que la polipiel debe de ser más barata: pos no majo, si quieres calzado medio chulo, no baja de los 100 leuros…

En fin. El finde pinta bien: hay conciertos y expos y citas y cenas y cines, que a saber. Lo mismo hago algo, o poco, o nada. Pero siempre para el bien mayor y los más altos fines. Amén.

¡Y esta noche cha cha cha!

abril 9, 2008

Todo el mundo comenta la vertiente r&b del “4 minutes”, pero yo, que no leo mucho las revistas y webs especializadas ni la opinión de los críticos ni leí nada de lo que se dijo de los anteriores trabajos de Timbaland, hablo desde la virginidad y digo: la intro es absolutamente balcánica, con sus vientos (trompetas, cuernos), que parece casi va a empezar un tema de Kusturica. En el disco de Timbaland hay de eso, y hay banghra, y de todo lo étnico.

Y suena también el Blind de “Hercules & Love Affair”, y desde que descubrí la omnipresencia de los slides de guitarra (esos “chui chui” de los dedos en las cuerdas), casi es lo único que escucho ya. Sobre todo hacia el final. Qué temazo, madre.

Pero vuelvo a la viejuna de Mandonna. El video me gusta mucho. Está en ese punto tan difícil de conseguir, en el que puede tanto pasar por ser una obra de género correcta sin más (videos de r&b), como que si quieres buscarle la grandeza, ahí está también. Dicen sus imágnes que el tiempo es un algoritmo negro que todo lo devora (a veces como un origami, a veces es un flitro de la lente, lo que viene a ser el ojo humano). Pero ella sigue palante, bailando su vida, incluso le cierra la puerta en las narices (al tiempo), la puerta del baño, en el que su reflejo en el espejo es… un hombre joven: Justin sin ir más lejos. Chúpate esa mandarina. Somos efímeros y nuestra carne es efímera y debajo de lo que vemos hay vísceras y huesos, y lo que somos de verdad debe estar aún más debajo de todo eso.

Nos gustan los coches y saltar encima de ellos, y la pared de leds cuenta el tiempo que nos queda para salvar el mundo, que es exactamente el tiempo que dura la canción y por ende lo que dura el video. Tick tock tick tock. Las cintas transportadoras del supermercado dan lugar al paso de baile más chulo del video, ese como andando y giro de torso a un lado, pero hey, el video de OK Go on Treadmills, “Here iT Goes Again”, con sus virtusosos bailes en cintas de gimnasio, es del 2006, ganó miles de premios y sólo en Yo Tuve se ha visto más de 30 millones de veces (no es una metáfora). Y “My Moon Man” de Feist, con cintas de Aeropuerto, es de hace un año también. ¡Subgénero videos en cintas transportadoras ya!

La letra dice en un momento: “Keep it up, keep it up, dont’t be a pri, (uh) Madonna” (superafavor de canciones en los que el artista se autoproclama, eso lo pueden hacer muy pocos), y yo me decía, ¿qué conyo es eso de “pri”? En el video karaoke aquel que salió al principio ponía “don’t be afraid”, pero yo sabía que no decía eso. Ahora, oficialmente, es “pri”… Con lo puritanos que son los norteamericanos, pensé que quizás era una manera de evitar el decir “prick”, pero no, al final lo he descubierto. Bueno, lo descubrí en la red de redes:  “Dont be a Prima Donna!” Me encanta… Se unen dos de mis gustos: la viejuna y los juegos de palabras.

Anoche llegaba a casa con uno de mis affairs (pero no, hoy no toca culebrón personal), escuchando lo de Monik a L’Orange en mi Poyota, y me comentan lo que sabía, que estrenaría en la tele su “Europa” en el primer programa de la nueva temporada de OT. Al llegar pongo la tele a regañadientes, convencido de que sería un anzuelo y no aparecería hasta al final del todo, y hala, ¡primera imagen, todo su primerísimo primer plano de su caretísimo! Ahí estaba ella, más Mylene Farmer que otra cosa, como bajada de la nave de Stargate, en rigurosísimo playback, loca del conyo. Antes había visto el videoclip, y si la canción es todas las canciones en una, el video es, coherentemente, el Aleph de los videoclips.

Keep it up, Prima Donna!

The road to hell is paved with good intentions

abril 7, 2008

No sé si es el día así de nublado, creo que no, porque los días nublados que no son fríos me suelen gustar, pero el caso es que lo que había remontado ayer vuelve a bajar hoy. El viernes por la tarde, después de trabajar, al llegar a casa, me pasó una cosa que me hizo sentir realmente mal. Muy triste.

Había trabajado por la tarde; la productora nos invitó a comer a un vasco de los buenos y había en la carta cosas ricas sin carne, sobre todo un revuelto de setas alucinante; lo de comer espárragos trigueros de plato principal mola mucho. Después fui a casa a descansar y pasó una cosa que me quitó el aliento y me dejó meditabundo.

Fui al gym y espero que nadie reparara en mi porque debo de haber tenido un gesto rarísimo, resultante de la típica cara de esfuerzo vigoréxico con la típica cara de a punto de llorar. De vuelta a casa hice mis kriyas y me calmé un poco; tenía unos mensajes para salir pero no, no me encontraba, así que me quedé reanimándome con episodios de la temporada 4 de “Kath & Kim”, que me vi todos menos el último, y me reí bastante. Qué bueno ver que temas como la ecología, el reciclaje, los famosos, el yoga, el reiki y las terapias alternativas, el botox, todo, es igual aquí y en Australia, y la gente es igual de paleta en todas partes.

El sábado me levanté todo lo tarde que pude, y seguía triste. Aproveché la coyuntura y me puse a escribir poesía. Un día de estos cuelgo algo y todo. Me llamó Depard, que estaba en una mansión en Javea, y contándole lo que me pasaba me di cuenta de que aunque estaba triste y enfadado, ya estaba dándome cuenta de qué parte de todo era mi propia responsabilidad. Vivir es exponerse y toda postura de vulnerabilidad es arriesgada.

El otro día leí la frase: “If you would be loved, love and be lovable” (Benjamin Franklin). Y es verdad. Lo que no dice es que, a pesar de ser un requisito indispensable, no es el único, y te pueden dar calabazas igual. Se me representaron todas las calabazas recibidas y me sentí tan guiñapo que no reparé hasta avanzado el domingo en las calabazas que yo doy, es más, las que estoy dando en este mismo momento. Así es el juego del amor, por lo visto. Hay que saber perder, aunque duela, y seguir jugando… (lo de jugar es una metáfora, no me gusta pensar en ello como un mero entretenimiento).

Continué con mi aislamiento pero estuvo molón. Fui al gym y me tumbé al sol en el templo de Debod a comer una ensalada, echar la siesta y leer. Hacía un día espectacular. Grabé video con la cámara de fotos, y luego en casa empecé a experimentar a montar en mi nuevo Mac, para ser coherente con mi estado anímico, con “The Sad Song” de Fredo Viola.

Me dio tiempo a los kriyas, y partí raudo a El Hombre Moderno al estreno de “Heterosexuales y Casados”, el nuevo corto de Vicente Villanueva, al que me invitaba Equis Enorme. Iba con Amadeus, y Pitiu, un compi suyo del estudio que quería que yo conozca (en efecto, he vuelto a los nicks: esto es pura literatura). La peli bien, nos reímos, pero quizás eso: mucha gracia (clasista por cierto), pero poca historia. Admiro y respeto sobre todas las cosas a quienes sacan estos proyectos adelante con todo su esfuerzo y dinero de su bolsillo: ojalá le vaya genial.

Picoteamos algo y fuimos a la inauguración de Privée, un nuevo club gayer emplazado en el antiguo Max de la calle Aduana; qué recuerdos, madre, aquel antro que enturbió mis madrugadas hace miles de años. El local supongo que en línea con las discos gayer de toda la vida, aunque eso si, con unos pantallones de leds que matarían a cualquier epiléptico. Como hace mil que no salgo, y menos a rollos de ambiente al uso (no sé si el Angel y el Enfrente cuentan, son muy particulares), pos me encontré, además de a medio gimnasio, algunas caras de antaño y muchas gentes de las nuevas generaciones. He de decir que no vienen nada mal las mismas.

Hicimos muchas risas, y marché andandito con Pitiu. Me invitó a subir a por el perro a su casa en obras (fastuosa la cocina sin piso, como el Pit of Death), y nos quedamos de cháchara super profunda. Estuvo bien ver que no soy el único al que le pasan ciertas cosas que me hacen sentir a veces aislado, cosas que duelen y no se pueden hablar más que en terapia, porque la gente querida se preocupa. No son dramas porque son parte de la vida, son sus texturas, y cuando dejo de interrumpir y anestesiar, se sienten más. Quizás fue liberador hablar, el famoso poder de la palabra, sin más, o quizás fue un clic en mi cerebro (o corazón) que al ver el gesto compungido de otra persona me hizo querer estar mejor. Me acompañó con el perris hasta casa, buenas noches y hasta pronto, que son altas horas, y, sorprendentemente, dormí fenomenmal.

El domingo, a Alpedrete al cumple de Juan, 20 años no es nada y febril la mirada. Por el camino, en mi Poyota sonaba Mozart, y no veas qué relajante toda esa parte. El cumple wais, vosotros chuletas de cordero, yo berenjena y provoleta, y tan contento. Después me tumbé al sol un rato en el jardín, qué gusto. Mi otra sobri, Caro, está triste porque echa de menos a su padre, y a mi me dan ganas de decirle “pero no ves que él a ti no”, pero no se lo digo, me muerdo la lengua y le digo sana sana cultio de rana, si no sana hoy…

Paso por casa brevemente, y al gym again. Me encontré con Equis, y hablamos de cosas de vigoréxicos y otros temas. Mola enfriarse un poco de vez en cuando por charlar en el gym, yo nunca charlo con nadie ahí. Al salir , de camino a recoger a Xabi, en el Paseo del Pintor Rosales vi a una mujer rezándole a la estatua de Isabel II. Superextraño. Con Xabi fuimos a casa e improvisamos una cena viendo “Meet the Spartans” (“Casi 300”) y nos reímos mil. Era una versión subtitualada, repletita de chistes de la tele americana, que a saber cómo lo doblarán, aunque también hemos visto que los programas son los mismos: Mira quién baila, American Idol (OT), Supermodelos, etc. También hay muchos chistes de mariquitas, pero no son mal rollo, de hecho parecen hechos para mariquitas, incluyendo los números de “I Will Survive”.

Ah, y parodias de anuncios pero con las marcas tal cual, que son anuncios en si mismos. Eso si que no sé si lo podrán traducir; salen campañas grandiosas desconocidas aquí, como el Real Men of Genius de Bud Light. Genial además todo lo de Britney Spears, y así en general, como conclusión, da qué pensar ver que la parodia está casi tan bien hecha a nivel imagen como el original. Por lo cual una de dos: o es carísima también, o la primera no era tan fastuosa como parecía.

Esto ya está larguillo, así que no voy a extenderme en mis cuitas. Digamos, en relación a los bandazos anímicos, que me fuí a dormir mejor, más animado, pero hoy estoy un poco plof again. Me dejo en el tintero otros temas de campeonato, pero ya seguiremos si eso. Me voy al… adivina… sí, al gym.

Hard Candy Not

abril 4, 2008

Ladiiiiies and gentlemen, ¡ya está aquí!

(Nota: ese lo han quitado, no lo recuelgo hasta que no salga, pero está aquí)

Estaba tan ansioso por colgarlo que no lo he visto entero aún. Lo veré con vosotros dears darlings sweeties … ¡Está genial! Coménteme, coménteme. Haré un anális en los comments, o en el siguiente post, que lo he visto poco pero ya he notado cosas…

Y es que además estoy super acelerado, outta time, que no véis que esto de actualizar desde mi puesto de trabajo no es compatible con las rachas de mucha presión labo laboral. Lo de los jamones todo ha ido estupendamente, pero no veas cómo desencaja el trabajo nocturno a nivel psicofísico. El rodaje se prolongó hasta la 9 de la mañana del día de ayer, en el mastodóntico hipercor nuevo de Arroyosur, como por Fuenlabrada, I guess, que viendo unos maps y tal desubrí que en realidad se llama Arroyo Culebro el lugar. Se ve que le cambiaron el nombre para mejorar un poco la imagen chabolista del original de las voces originales de los ratones originales de “Duro de roer” 2.

Será la primaver, que la sangre alter, como el cuello halter mismamente, pero no paro de ver gentes enamoradas por todos los lados: besándose, agarrándose, acariciándose los pelos, en las terrazas, en los semáforos, en la entrada del metro… Yo mismamente tuve (¿o estoy teniendo?) mi dosis de enamoramiento. Anoche sin ir más lejos. Pero como soy asín de temeroso y desconfiado y poco dado a autovalorar mis aconteceres, sufro una extraña mezcolanza de sentimientos positivos con otros demoledores y boicoteantes. Así están las cosas: a partir de cierto grando de conciencia trascendental, ya no hay nunca más felicidad completa, ya por siempre vendrá de la mano de algo triste y/o negativo. Como las pilas, vamos, como el enchufe a la pared, con su polo positivo y negativo, sin los cuales no habría electricidad.

Entonces resulta que pude dormir de 9 a 14, a las 15 tuve dentista para nada, porque no me hizo la oclusión, la fumadora empedernida, que no se da cuenta que desde la sala de espera hay una ventana y que la veo fumando en la acera de enfrente, y ya se ha pasado la hora y sigo esperando y estoy por decirle cuando entro a la consulta que de qué va, y va y suelta “ay espera, que menuda carrera me he pegado” y yo casi agarro y la digo, “calla zorra, que sólo has subido al primer piso por las escaleras y te falta el aire por fumona”, pero decido tener la fista en paz. Por algo nos llaman “pacientes”.

Algo de comida vegetariana al peso en el Viva la Vida de Huertas, y descubro que la harina de garbanzos se llama “Farina de Ceci”, y estoy por llevarle uno a mi ex mujer, pero ni la dependienta sabe si es para hacer tempura o qué, así que no lo llevo. Si alguien tiene una receta, bienbenida pérez. Voy a casa y descanso un poco más en lugar de ir a la agencia, que estaba tambaleante de falta de sueño, y me voy a Three Songs a ver si me intereso en unos pisos en cooperativa. La cosa no está clara de huevo, pero todo se andará.

Y al final del día, el comienzo de una nueva vida. Muy bien toda esa parte. Nunca pensé que haría un trío con un perro, pero mira, no me molestó nada, hasta me hizo gracia el momento zoofilia. Me afecta, todo me afecta, y después de un poco más de Murakami, ya de vuelta en casa, dormí raro, a trompicones, y rebozante en emociones emergentes en el embrollo de la subconciencia.

Siempre vuelvo a lo mismo, a la recurrencia de los sentimientos encontrados. Como lo de nuestra viejuna favorita, que no es oro lo que reluce, pero el orín nos basta y nos sobra.

vanity-fair-madonna-cover-2008-ok.jpg