The road to hell is paved with good intentions

No sé si es el día así de nublado, creo que no, porque los días nublados que no son fríos me suelen gustar, pero el caso es que lo que había remontado ayer vuelve a bajar hoy. El viernes por la tarde, después de trabajar, al llegar a casa, me pasó una cosa que me hizo sentir realmente mal. Muy triste.

Había trabajado por la tarde; la productora nos invitó a comer a un vasco de los buenos y había en la carta cosas ricas sin carne, sobre todo un revuelto de setas alucinante; lo de comer espárragos trigueros de plato principal mola mucho. Después fui a casa a descansar y pasó una cosa que me quitó el aliento y me dejó meditabundo.

Fui al gym y espero que nadie reparara en mi porque debo de haber tenido un gesto rarísimo, resultante de la típica cara de esfuerzo vigoréxico con la típica cara de a punto de llorar. De vuelta a casa hice mis kriyas y me calmé un poco; tenía unos mensajes para salir pero no, no me encontraba, así que me quedé reanimándome con episodios de la temporada 4 de “Kath & Kim”, que me vi todos menos el último, y me reí bastante. Qué bueno ver que temas como la ecología, el reciclaje, los famosos, el yoga, el reiki y las terapias alternativas, el botox, todo, es igual aquí y en Australia, y la gente es igual de paleta en todas partes.

El sábado me levanté todo lo tarde que pude, y seguía triste. Aproveché la coyuntura y me puse a escribir poesía. Un día de estos cuelgo algo y todo. Me llamó Depard, que estaba en una mansión en Javea, y contándole lo que me pasaba me di cuenta de que aunque estaba triste y enfadado, ya estaba dándome cuenta de qué parte de todo era mi propia responsabilidad. Vivir es exponerse y toda postura de vulnerabilidad es arriesgada.

El otro día leí la frase: “If you would be loved, love and be lovable” (Benjamin Franklin). Y es verdad. Lo que no dice es que, a pesar de ser un requisito indispensable, no es el único, y te pueden dar calabazas igual. Se me representaron todas las calabazas recibidas y me sentí tan guiñapo que no reparé hasta avanzado el domingo en las calabazas que yo doy, es más, las que estoy dando en este mismo momento. Así es el juego del amor, por lo visto. Hay que saber perder, aunque duela, y seguir jugando… (lo de jugar es una metáfora, no me gusta pensar en ello como un mero entretenimiento).

Continué con mi aislamiento pero estuvo molón. Fui al gym y me tumbé al sol en el templo de Debod a comer una ensalada, echar la siesta y leer. Hacía un día espectacular. Grabé video con la cámara de fotos, y luego en casa empecé a experimentar a montar en mi nuevo Mac, para ser coherente con mi estado anímico, con “The Sad Song” de Fredo Viola.

Me dio tiempo a los kriyas, y partí raudo a El Hombre Moderno al estreno de “Heterosexuales y Casados”, el nuevo corto de Vicente Villanueva, al que me invitaba Equis Enorme. Iba con Amadeus, y Pitiu, un compi suyo del estudio que quería que yo conozca (en efecto, he vuelto a los nicks: esto es pura literatura). La peli bien, nos reímos, pero quizás eso: mucha gracia (clasista por cierto), pero poca historia. Admiro y respeto sobre todas las cosas a quienes sacan estos proyectos adelante con todo su esfuerzo y dinero de su bolsillo: ojalá le vaya genial.

Picoteamos algo y fuimos a la inauguración de Privée, un nuevo club gayer emplazado en el antiguo Max de la calle Aduana; qué recuerdos, madre, aquel antro que enturbió mis madrugadas hace miles de años. El local supongo que en línea con las discos gayer de toda la vida, aunque eso si, con unos pantallones de leds que matarían a cualquier epiléptico. Como hace mil que no salgo, y menos a rollos de ambiente al uso (no sé si el Angel y el Enfrente cuentan, son muy particulares), pos me encontré, además de a medio gimnasio, algunas caras de antaño y muchas gentes de las nuevas generaciones. He de decir que no vienen nada mal las mismas.

Hicimos muchas risas, y marché andandito con Pitiu. Me invitó a subir a por el perro a su casa en obras (fastuosa la cocina sin piso, como el Pit of Death), y nos quedamos de cháchara super profunda. Estuvo bien ver que no soy el único al que le pasan ciertas cosas que me hacen sentir a veces aislado, cosas que duelen y no se pueden hablar más que en terapia, porque la gente querida se preocupa. No son dramas porque son parte de la vida, son sus texturas, y cuando dejo de interrumpir y anestesiar, se sienten más. Quizás fue liberador hablar, el famoso poder de la palabra, sin más, o quizás fue un clic en mi cerebro (o corazón) que al ver el gesto compungido de otra persona me hizo querer estar mejor. Me acompañó con el perris hasta casa, buenas noches y hasta pronto, que son altas horas, y, sorprendentemente, dormí fenomenmal.

El domingo, a Alpedrete al cumple de Juan, 20 años no es nada y febril la mirada. Por el camino, en mi Poyota sonaba Mozart, y no veas qué relajante toda esa parte. El cumple wais, vosotros chuletas de cordero, yo berenjena y provoleta, y tan contento. Después me tumbé al sol un rato en el jardín, qué gusto. Mi otra sobri, Caro, está triste porque echa de menos a su padre, y a mi me dan ganas de decirle “pero no ves que él a ti no”, pero no se lo digo, me muerdo la lengua y le digo sana sana cultio de rana, si no sana hoy…

Paso por casa brevemente, y al gym again. Me encontré con Equis, y hablamos de cosas de vigoréxicos y otros temas. Mola enfriarse un poco de vez en cuando por charlar en el gym, yo nunca charlo con nadie ahí. Al salir , de camino a recoger a Xabi, en el Paseo del Pintor Rosales vi a una mujer rezándole a la estatua de Isabel II. Superextraño. Con Xabi fuimos a casa e improvisamos una cena viendo “Meet the Spartans” (“Casi 300”) y nos reímos mil. Era una versión subtitualada, repletita de chistes de la tele americana, que a saber cómo lo doblarán, aunque también hemos visto que los programas son los mismos: Mira quién baila, American Idol (OT), Supermodelos, etc. También hay muchos chistes de mariquitas, pero no son mal rollo, de hecho parecen hechos para mariquitas, incluyendo los números de “I Will Survive”.

Ah, y parodias de anuncios pero con las marcas tal cual, que son anuncios en si mismos. Eso si que no sé si lo podrán traducir; salen campañas grandiosas desconocidas aquí, como el Real Men of Genius de Bud Light. Genial además todo lo de Britney Spears, y así en general, como conclusión, da qué pensar ver que la parodia está casi tan bien hecha a nivel imagen como el original. Por lo cual una de dos: o es carísima también, o la primera no era tan fastuosa como parecía.

Esto ya está larguillo, así que no voy a extenderme en mis cuitas. Digamos, en relación a los bandazos anímicos, que me fuí a dormir mejor, más animado, pero hoy estoy un poco plof again. Me dejo en el tintero otros temas de campeonato, pero ya seguiremos si eso. Me voy al… adivina… sí, al gym.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

8 comentarios to “The road to hell is paved with good intentions”

  1. Real Love Says:

    Es el juego, claro. Por lo de poder perder y por la idea de azar, de lotería. Es que somos tantas personas… Nos tenemos que fijar uno en el otro y viceversa? Y ya está, tán fácil? Pues será que no. Y muy interesante leer tantas veces la palabra gym. Yo voy mucho también al gym, algún día hablaremos de la creatina, que me parece un tema interesantísimo.

  2. mogkumo Says:

    te vas a poner como un espartano con tanto gym!!

  3. Xabi Says:

    Cuando contabas eso del pozo de Pitiu me venía a la cabeza el agujero ese por donde empujan a Britney en Casi 300 😀
    En cuanto al look de la peli, lo que a mi me sugiere es que mientras que en la original, una vez rodada, se fueron a la sala de postpro y se dejaron la pasta en darle todo ese aspecto tan irreal y de comic, en ésta, tal cual se rodó -con su cartoncillo piedra y tal- se montó y se exhibió. Pero vaya tela… que la peli dure 55 minutos y 20 sean de extras en ruso.
    Y gracias, además de por la peli, por la cenilla y la compañía!

  4. Un chino en mi flan Says:

    yo con las calabas me hago unos pasteles…

    cuando quieras te invito a uno

    :p

  5. Telecine Says:

    Real, ay, la creatina, esa gran aliado de la vigorexia… asociado al óxido nítrico, ni te cuento…

    mog, al final no es parta tanto… jejej

    Xabi, si, en una de las correcciones lo he llamado Pit of Death como en la peli… ¡Gracias a tu rewapo!

    un chinorri en mi flan, pos esa receta me interesa, invitame a uno de inmediato 😉

  6. laura Says:

    Y sí, sin pastis ni alcohol las cosas se sienten. Y sabemos que es mejor sentir, al precio que sea.

    Lo de Caro me muerdo la lengua. Mmmmjmclkmngp.

    Y no estés triste (o sí, pero poquito) Tenés brazos y abrazos de mucha gente que te quiere porque supiste sembrar buenas amistades y a lo largo de la vida, la cosecha sirve para estos momentos, por ejemplo.

    Te quiero mucho

  7. laura Says:

    ¿no será mucho tanta gimnasia? Yo me canso de leerte. Posteáte una fotito, pendex.

  8. Telecine Says:

    laura, a cualquier precio…. oh my god, lo mejor sería sentir y no sufrir. Ya te pasaré mi book con mi cuerpo reciclado, jeje… I love you too.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: