Tengo que tranquimizarme

A ver de qué me iba a pensar, que 40 días seguidos de kriyas y meditación, todos los días, y luego otro mes día por medio, no me iban a estar haciendo efecto, regulando, equilibrando. Desde el 23 de abril que me quitaron la muela, no había podido volver a mis prácticas, y tan agobiado estaba con la comunicación bucosinusal, la infección posterior, la intervención quirúrgica, la medicación, todo… No fui consciente de que había detenido de una forma tan tajante ese hábito saludable, terapéutico.

Ha sido en estos días del puente. A mi irritación característica, que se sumaban los efectos de los antibióticos, que me tenían fatal a nivel digestivo, me empecé a encontrar alteradísimo, con los niveles de compulsión muy elevados. En seguida supe que, tal y como yo presentía, las prácticas me habían ayudado mucho a sobrellevar todos los cambios de los últimos meses, y al parar, lo estaba notando. Mira, un lado bueno a esta cagada, si cabe. Así y todo, tardé dos días en ponerme otra vez, en sentarme a vaciar la mente, 20 minutos. Me siento y no hago nada más que eso, sin expectativas, sin autosugestión: sólo vaciar, elevar, observar.

“El mundo está en la mente”. Así se titula un libro de extractos de Yoga Vasishta. El mundo terrenal es ilusión, y parte de su propia definición es atraparnos en sus contradicciones, apegos, incomunicación, aislamiento, deseos, confusión. La mente es su perfecto aliado; es como un pez fuera del agua; no para, y la mía es especialmente atacada. Estoy aprendiendo a observarlo, a ver cómo me he pasado toda la vida así, con la mente a mil, permanentemente haciendo comprobaciones de alteración. Insistiendo en buscar algo que esté mal, para que todo esté bien, o sea, como siempre.

En análisis también estoy tratando esto. Es una suerte poder llegar a lo mismo por dos caminos tan distintos. ¿Por qué me cuesta tanto estar tranquilo? ¿A tal punto puede llegar el habituamiento a un estado alterado, como para que deje de ser conciente, que de tan normal pase a ser EL parámetro de la vitalidad? ¿Será que para mi estar tranquilo es estar como muerto?

¿Cómo me sentiría si por fin estuviese tranquilo? Los síntomas físicos son un parámetro; estar mejor de la piel y del aparato digestivo sería señal de que voy bien. Pero va más allá. Estar tranquilo sería estar presente, vivir cada cosa que hago y hacer sólo lo que hago, en cada momento, con libertad y seguridad. Sentir y transmitir paz. Otra cosa que pueda que me impida desear y generar calma, es confundirla con inactividad, y no es así. El ejercicio físico, el sexo, la música estridente, reir, bailar, cantar… hay muchas cosas que no son calmas pero que me calman. La energía psíquica y física y emocional tiene que desgastarse, tiene que rular, generar expansión, creatividad. Tiene que salir.

En eso estoy. Por varios frentes. Dándome cuenta que no es en el trajín cotidiano, ni en las relaciones, ni en las expectativas, ni en el deseo que voy a sentirme vivo. La realidad está dentro, pero no dentro de adentro, sino en el universo, en el todo lo que es más que uno, que se accede desde dentro. Es una expansión de luz desde el interior. Desde un punto en el corazón, desde un punto en el centro de la cabeza, sentado, en silencio, con los ojos cerrados, la espalda y la cabeza rectas, centradas. Lleno de vacío. Pure bliss.

Se ha abierto otra orquídea en la planta que tengo hace más de un año y medio, en el salón. De momento es la última, no hay más capullos (con perdón).

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

7 comentarios to “Tengo que tranquimizarme”

  1. hairblue Says:

    Prueba el aloe vera para la piel, dicen que es buenisisimo!

  2. Dr. Mandrakis, Juanjo, etc... Says:

    Esto es como sacado de un libro de autoayuda pero como ‘customizao’ ¿no?

  3. laura Says:

    “¿Será que para mi estar tranquilo es estar como muerto?” eso, x ahi es x donde viene una mano jodida, mamada desde el mismísimo momento de a teta no ofrecida, y mucho antes. mucho antes

    esa flor, francamente, esa flor!

  4. Telecine Says:

    hairblue, he probado tantas cosas ya… solo me falta eso, ser una estatua de marfillll…. ¡gracias!

    dr.mandrakis, juanjo, etc, por eso no escribo mucho posts como este, es que lo que llamas “costumizao” es el tamiz de la experiencia, o sea, vivir lo que cuento. Espero que te autoayude anyway.

    lau, mucho antes, tu lo has dicho…. ¡Flor de flor!

  5. Xabi Says:

    Ya verás cómo el Forward de mañana te sienta bien 😀
    Y se a lo que te refieres con la intranquilidad… mi estado natural es siempre así. Como envidio a los tranquilos!

  6. ohm Says:

    ud. tranquilo si es intranquilo

    en eso soy un poco ídem que ud.: cuando estoy pelín de los nervios, bailo en plan bestia y me quedo de un relajao… [ahora eso sí, lo del gimnasio le admiro total, que es que no puedo, me da tantísima pereza]

  7. Telecine Says:

    Xabi, ¡bailaremos intranquilamente! jeje…

    ohm, pos el gimnasio es igual, pero sin humo ni alcohol…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: