Estamos tan agostito

Así son los extraños días agosteños. Es un poco psicótico, esquizoide, como de varias vidas a la vez. Está la vida labo laboral, que viene siendo bastante intensa, sin ser acaparadora de todo mi tiempo vital (jornada intesiva a veces, etc), y que vengo capeando muy bien de momento. Ha surgido una producción chula a precio de tomate espachurrado, con el capo creativo de la agencia, que pude solucionar (por presu y por fechas) con Equis & Co. Es genial cuando se puede hacer algo nuevo con gente nueva, beneficioso para ambas partes, y todo. Hoy se lanza la producción y rodaremos a finales de este mes o principios de septiembre.

Luego lo de los amigos, que estando como estoy quietecito en la ciudad, los veo ir y venir, que medio tengo que llevar una agenda sólo para encajar cuándo puedo ver a quién. Muy divertido. En compañía, esta semana pasada, con puente Palomar incluído, he ido al cine un par de veces (ya haré mi reseña de “Mamma Mía”, por ejemplo), varias cenas (cenas y cines), de verbena (qué frío hacía para ser agosto, y qué poco parecía importarles a los marichanclas frente a la Sixta), y un poco de salida nocturna (8 y ½, Enfrente, Elástico, Angel, todo un poco fugaz y con un público rarísimo y cumpliendo la premisa veraniega de: no hay nadie, pero todo el mundo está en el mismo sitio).

También ha sido un buen momento para hacer cosas como un chequeo médico de rutina, aprovechando la pausa en mi ingesta vacacional de rollos vigoréxicos, y ha salido todo estupendamente: estoy sanissimo, como un roble (sano).

Luego está el gym, que me duele (un poco nada más) decirlo pero se está convirtiendo en el eje vertebrador de mi existencia. Así de crudo te lo digo. Con Equis comentamos cómo nos ha cambiado el cuento (él es un nuevo vigoréxico también, encantado de la vida), con lo prejuiciosos que hemos sido nosotros los intelectuales para con la musculosa, y ahora ver cómo algo tan físico puede traer tantas satisfacciones psíquicas… Estamos dando forma a una nueva corriente corpo/cultural que, quién sabe, puede ser el germen del nacimiento del nuevo Gaylor del siglo XXI.

El sábado, además, he vuelto a patinar, y no es una metáfora: he desempolvado los patines (clásicos, los quad de toda la vida), aparcados desde hace 2 años o más, y pal Retiro que marché. Me lo pasé genial, pienso retomar y patinar con asiduidad. Es un deporte completísimo: aeróbico, se trabajan la piernas fenomenalmente, al aire libre, se puede escuchar música iPod, permite un outfit muy depo/gaylor, y se ven chulazos que quitan el hipo. ¿Qué más se puede pedir?

Y entremedias, una historia de ligoteo medio absurda, de la que no me arrepiento en absoluto, pero que me ha dado qué pensar sobre mí y mi forma de relacionarme con los demás. Sobre cómo avanzar en este camino de erradicar los prejuicios, pero manteniendo un criterio sobre qué dejo entrar en mi intimidad, en mi espacio vital, y no me refiero a lo sexual solamente, sino a la intimidad real, la cotidiana. Me ha hecho pensar cómo soy de cuidadoso con los demás, cómo en mi afán de no hacer daño soy capaz de dejarme llevar y esperar con paciencia el momento adecuado para tomar decisiones que puedan herir… para luego ver cómo los demás, en general, son bastante poco cuidadosos, y que el bandazo emocional está a la orden del día. En este caso en concreto se me apareció la virgen, y una vez superado el semi-susto, me alegro un montón del desenlace. Pero sí, es algo para pensar.

Porque no quiero quemarme, no quiero resabiarme, no pienso dejar de querer ser bueno, de querer estar lo suficientemente abierto… De confiar en que en algún lugar del mundo hay un roto para este descosido. Que puedo seguir besando sapos, y si no son el príncipe, pasar al siguiente sin culpa, y si como buen republicano que soy no me interesa nada eso de los príncipes, ser yo mismo mi propio Rey, el Emperador de mi galaxia sideral.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

7 comentarios to “Estamos tan agostito”

  1. J.J. Says:

    ¡Cuánto tiempo sin “trollear” por aquí! xDDDDD…

    Te dejo uno de mis comments interminables por lo de los patines, que me ha hecho gracia. Pues resulta que llevo dos domingos yendo a un popular paseo d’Alacant a que me den clases de patinaje in-line. Dado que con estos calores me veo incapaz de seguir con el running, me dió el barrunto y hace un par de meses -muy decidido yo- me compré unos Rollerblade Evo, unas rodilleras, unas coderas y unas muñequeras… Y como soy así de “espabilao”… con cuatro consejos que leí en distintas webs y dos videos del YouTube, ya me vi listo para comerme el mundo sobre patines… Pero, claro, la realidad me estaba esperando en el carril bici que separa mi casa de San Vicente del Raspeig. A pie, la pendiente no parece muy pronunciada -salvo cuando subes corriendo desde la ciudad, que te quieres morir- pero con patines la cuesta abajo es mucho más brutal de lo que uno se imagina. Sin tener ningún dominio sobre los patines -ni sobre mi cuerpo-, alcanzaba unas velocidades de vértigo, por supuesto me caí como tres veces, afortunadamente sin consecuencias, salvo la vergüenza y el oprobio de que peatones y automovilistas me vieran restregar humillantemente el trasero por el camino… ¿morado? -¿qué nombre tiene el color de los carriles bici?-. Total que, en vista del éxito, me puse a buscar ayuda en Internet y me encontré con un club de almas caritativas que se dedican a dar clases gratuítas a inútiles como yo para fomentar el patinaje en esta provincia dejada de la mano de Dios… Me están enseñando -al menos ellos lo intentan- a hacer la frenada en “T” para que no me mate, pero tengo menos equilibrio sobre esos artilugios del Diablo que la Duquesa de Alba…

    En fin, que ya te dejo en paz… Pero como soy tan cotilla y tan “metijako”, no puedo resistirme a comentar lo de tus amigos y el socorrista:
    ¡¿Una denuncia?!
    ¿Tanto tiempo estuvo ausente de su puesto? Y, de haber estado presente, ¿no se habrían chocado igualmente tus amigos?
    No se, está mal pirarse teniendo a tres personas en la piscina, pero que te den la patada por ir un momentín a comprar unos redbulles… tal y como están las cosas de marineras ahora… Al menos le regalarás una estampita del San Cayetano ese cuando le den puerta ¿no?…

    Saludos cordiales.

  2. Telecine Says:

    JJ, por eso, qué manía con los patines en línea, si para el equilibrio (y las rodillas) son mejores los clásicos de toda la vida… LO de la denuncia, si, suena exagerado, pero sabes qué pasa, que necesitaba algo que constate que eso había ocurrido para poder reclamar al seguro, y no hay otra manera. No creo que le despidan. Si él hubiera estado, lo mismo ve que están nadando hacia la colisión y los detiene con un grito o se tira o algo… Y si no puede evitarlo, por lo menos puede dar primeros auxilios, que no había nadie para darlos (más tarde apareció un guardia jurado de la garita de mi Melrose Place particular)

  3. trendesombras Says:

    No sabía que se podía escribir telecinando… Me lo apunto

  4. J.J. Says:

    Ah, pues entonces si que se ausentó un buen rato el socorrista, aparte de comprar unos redbulles…, parece que se pidió un aperitivito: unas cañaillas o algo así entretenido de comer… Un poco más y se presenta allí hasta la portera de algún otro Melrose Place -LOL- adyacente o un par de mormones que pasaban por allí…

    En cuanto a los patines en linea, seguramente tienes razón, pero… Hace ya varias semanas que me los compré y además me costaron una pasta. Fuí a la tienda en plan “deme los mejores que ‘hayga'”, así que ahora no los puedo cambiar -o “dejcambiar”, como dicen aquí los académicos del extrarradio poligonero- por unos rollo Gene Kelly en Xanadú. Además, yo ya no veo a nadie que lleve esos patines, o es muy retro o muy de vanguardia o yo qué se, que en Madrid es que tenéis de todo y sois muy modernos… pero aquí en provincias hay que tirarse más a lo mainstream…

  5. ohm Says:

    suerte que vive en madriz. en valencia ya no dejan patinar ni por el carril bici, que salió ayer por la tele

  6. J.J. Says:

    No quiero monopolizar el blojs de Telecine inundándolo de comentarios pero es que es verdad, ohm: Lo de Valencia es muy fuerte, te pueden capuzar multas desde 90€ ¡¡HASTA 500 €URAKO$!! xDDD. Por circular en patines, monopatín, etc. por la acera, la calzada o incluso el carril bici. Después del verano sólo estará permitido patinar en los cuadradillos de hormigón de mierda que hay “habilitados a tal efecto” en tres o cuatro parques. Me parece MOLT FORT!!. Valencia Patina está recogiendo firmas y tal…
    Espero que esa moda tan coercitiva -y de vocación claramente recaudatoria- no se extienda por el sur hasta Alicante, porque en tal caso me voy a cagar en tó’ lo que se menea… Ahora que estoy yo “iniciándome” en esto de rodar y no partirse la boca…

  7. Telecine Says:

    ¿Que no se puede patinar en el carril bici? ¿Qué invento es ese? ¿Cuántos patinadores hay? ¿Y ciclistas? Qué ganas de liar las cosas…

    En cualqueir caso, yo soy patinador de parque… del Retiro en croqueto. Antes estaba el de la Arganzuela, que molaba, pero lo han desmontado para la M30 y creo que aún no está recostruido.

    Por las calles no patino, no.

    trendesombras, nos vemos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: