Archive for 30 septiembre 2008

Onda tipo

septiembre 30, 2008

–    Che…
–    Qué
–    Sentime
–    Decime
–    Voy a escribir en argento hoy.
–    ¿En serio?
–    Re argento.
–    ¿Cuál es?
–    Y, estoy acá viste.
–    Te parece…
–    Y sí. Amás así la pálida parece menor.
–    ¿Qué pálida?
–    El bajón este.
–    ¡Pará!, ¿qué decís…?
–    Es un re bajón.
–    ¿Qué onda?
–    Onda tipo todo mal.
–    ¡Pará!
–    Obvio, man.
–    Cuchá…
–    No, man.
–    Si, cuchá. Yo sé que no es re copado tener a tu viejo así…
–    Y no, viste.
–    Pero vos sabías la posta, man.
–    Obvio, boló, pero ver de frente al chabón así es un re embole.
–    Y si, pero podrías ponerle media onda, ¿no?
–    Yo le pongo toda la garra que puedo.
–    Amás tus hermanas son divinas
–    Re. Por suerte, son re gambas.
–    Y vos buen pibe, que te copaste viniendo. A los pedos.
–    Viste.
–    Bueno, entonces haceme la gauchada y ponete pum para arriba. Aunque a veces todo mal, siempre que llovió, paró.
–    ¿Vos decís?
–    Obvio.
–    Joya.
–    Bárbaro. ¿Listo?
–    Dale.

P.D.:

Faltó:
– Me estás jodiendo.
– Te estoy cargando.
– Vos lo hacés a propósito…

P.D.2:

Blogs pedorros en España discutían hace meses si cuál era más la ciudad más moderna, Madrid o Barcelona, ante la posibilidad (que quedó en nada) de que haga un concierto Madonna. Pues bien: en Buenos Aires tocará Madonna en diciembre, y no será uno, ni dos, sino ¡4 conciertos!, del que se agotaron las entradas en horas, y eso que se harán en un estadio en el que caben muchas más personas que en el Calderón (el estadio de River). ¿Quién es más moderno?

Amex y haz lo que quieras

septiembre 22, 2008

Al final me marcho a Buenos Aires el jueves por la noche. Unos diez días. El viernes pasado había confirmado otro billete para salir un día antes; di el ok, y pasé a la agencia de viajes el número de tarjeta de American Express, que está fenomenal porque además del seguro de viaje me da bien de puntos de Iberia. Tenía dudas con este billete porque era bastante caro, pero era en Iberia y llegaba un poco antes que la otras opciones. Tan feliz apago el teléfono, y me meto en El Ego de Cibeles, con Sesi y Depard, gracias a la gentil invitación de Equis, que estaba allí, y Paco también. Vimos 6 desfiles 6, muy interesantes, gentes conocidas y conocidillas, hicimos risas, y poco más puedo contar porque sólo me faltaba comentar moda. Ya llegará, que mis opiniones tengo, no te creas.

Al acabar hice la ruta en mi Poyota dejando a cada uno en sus planes y quedándome yo sin ninguno. Bueno, estoy exagerando y victimizándome un poco, porque Equis sí que me invitó a Pachá y todo, para la fies de la pasarela, pero no estaba yo muy en ese mood. Más pelea de matrimonio la que tuve con Depard, que no fue nada grave, pero sabes que pasa, que he pasado de aguantarlo todo a no aguantar casi nada, lo que no quita que se me pase pronto (como pasó con Depard), pero para poder tolerar y pasar página hay que saber qué nos molesta y manifestarlo. Ya encontraré el punto justo para no ofuscarme yo en lo personal.

No me vino mal volver a casa; al encender el teléfono labo laboral, tenía varios mensajes y llamadas perdidas de la agencia de viajes. Hago historia: los de Amex me estuvieron persiguiendo el año pasado, durante meses, para que me haga su tarjeta, que al final acepté en febrero. Desde entonces la he usado, pero más bien poco, ya que prácticamente no la aceptan en ningún comercio. Pues resulta que al solicitar la agencia de viajes el pago del billete, van y les dicen que no, que tienen que estudiarlo, que tienen que aprobarlo, que es mucho dinero y que mi historial de gastos es más bien bajo.

Ya me llamaba la atención que la tarjeta no tuviera límite. No es que no lo tiene porque te paga lo que quieras, sino todo lo contrario. ¡No te paga nada! Por lo menos no sin antes hablar contigo y con tu banco. Un bajón. Les monté un buen pollo, que les dará igual. Este año porque me la daban gratis, pero cuando haya que renovar y pagar, tararí que te vi, paso de Amex. Al final parece que lo autorizan, pero no hay mal que por bien no venga, y me permitió tomarme el finde para reflexionar sobre el gasto, y por suerte esta mañana apareció otro billete que no había la semana pasada, más barato y solamente 1 día más tarde. Fenomenal.

El resto del finde, un poco de gym y marujeo, el sábado cine con los muchachos y Sixta (muy, muy breve) con Equis. El domingo preparé un rico menú vegetariano para comer con Monik y Gallo, y después vimos “La noche de los girasoles”, que tenía pendiente, y me pareció bastante decente.

Lo que vimos en el cine el sábado fue la de Woody Allen, “Vicky Cristina Barcelona”. No sé. Creo que mucho no me gustó. Formalmente, tiene los tres lugares comunes del “mal cine”: voz en off, encadenados y ralentizados. Vamos a ver: estas premisas de mal cine son lugares comunes que se consideran malos en general, y a mi, usados de manera efectista, me repatean bastante, lo que no significa que siempre y por norma sea un horror… pero aquí, si.

La voz en off suele ser un recurso más bien literario para aclarar o completar la información y narración, pero en este caso en ninguna de las ocasiones en que aparece añade absolutamente nada que no se diga o se vea en la peli. En ocasiones incluso la voz dice algo que pasa inmediatamente después. Arranca en el mismo comienzo de la película, dando una atropellada definición de las personalidades de las protagonistas, algo que enseguida se hace evidente. Y ya no para en toda la peli.

Quizás Woody Allen lo haga por epatar, por demostrar que no le importa, que está más allá de todo eso, y por eso se toma el atrevimiento de acabar diciendo (con la voz en off) que las protagonistas regresan a su país igual que llegaron como si nada hubiera pasado. Hala, con un par. Eso lo estaba pensando yo en ese momento, que qué me ha querido contar, que todo queda igual, porque creo que una de las premisas básicas del arte del guión (Robert Mc Kee dixit) es el cambio, que lo que cuentas afecte la vida y/o personalidad de los protagonistas.

En general durante toda la peli noté en los actores un tono como de prisa e improvisación que confirmé ayer leyendo la entrevista que hizo Elvira Lindo a Penélope en El País Semanal. Dice que Allen la eligió por “Volver”, la única peli suya que había visto (la manera de interpretar y su aspecto se parece mucho al de la Raimunda), que se lo dijo en una reunión que tuvieron en Nueva York que duró menos de un minuto. Que Woody no ensaya, que no hablan del guión ni de los personajes antes del rodaje, y según ella eso provoca un efecto en los actores que es lo que el director busca. A mi me parece que si, que se consigue un efecto, pero en el camino también quedan cosas demasiado desdibujadas, como a medio hacer. Penélope dice que compuso su papel de manera seria, y eso me pasaba a mi, que la veía cargada de demasiado dramatismo para las risas que había en la sala.

La gente no paraba de reírse en momentos de lo más extraños; creo que había mucho nerviosismo en general en torno al contraste americano/ español/ catalán, y que aquí encontraremos cinco pies al gato, cosa que no ocurrirá en otros países.

Por lo demás, puntos muy Woody Allen: el personaje de Bardem es, se supone, un pintor medio torturado, pero a la vez tiene un casoplón que te cagas, conduce un descapotable, es un latin lover y pilota avionetas. Cágate lorito. Bien creíble. Y su padre, en Asturias, es un poeta maldito, que no publica, y tiene otro tanto de casa que no veas. Elvira lindo hace una reflexión sobre esto en su columna de El País Domingo (otra cosa de la Lindo, no la entrevista a Pe). “los artistas (en la película) beben vino, tienen casas cojonudas y hacen un trío con Scarlett Johansson. Y encima dicen que están atormentados. Mira, no.”

A la que más me creí fué a Scarlett, que está guapa, sexy y tan desorientada ante lo que le pasa como yo estaba ante la peli…

Volviendo a la entrevista de la Lindo a Penélope, muy fuerte. Muy arriesgada la Pé, atreverse a ponerse de uñas cuando le mentan su vida privada, arriesgándose a un buen despelleje en portada de un periódico tan importante. Me ha parecido súper educada Elvira Lindo, dentro de su claridad meridiana; podría haberla ridiculizado más, y no lo hizo.

“La vida de las estrellas importa, claro que importa”, dice Elvira. Y yo recuerdo cuando un periodista de jenesaispop.com me dijo que unas preguntas personales que hacía a Guille Milkyway eran inoportunas (y más calificativos que usó)… Nunca dudé de mis principios e intenciones entonces, pero esta entrevista me hizo sentir un poco mejor.

El título del post: Podría ser una creatividad gratis para un buen claim de American Express, pero no. Es el tema del post de hoy, casando con una nueva canción de mi artista del momento, Joe Crepúsculo, hecha enterita con frases de mi segundo santo favorito, San Agustín.

She’s not me: Tzipi Livni, y toda tu familia

septiembre 18, 2008

El título del post es como un cadáver exquisito. Desde que escuché por primera vez la canción de Madonna, que es de las que me gustan de un disco que en general no me encanta, pensé en titluar un post con esa frase. No sé, me pareció que se puede aplicar a un montón de situaciones. Pero no se ha dado, se ve que estoy poco guerrero y malidiciente en estos últimos tiempos. O que no sufro de envidiosos o stalkers. Fenomenal, maja.

Pero bueno, en estos días en los que su graciosa Madgestad está pisando esta piel de toro, y yo que no voy a ningunos de los 2 conciertos 2, ni falta que me importa, cómo ha cambiado el cuento, pues este petit hommage. Molts anys i bons.

Luego cojo agarro y leo el nombre de la ministra israelí que ganó las elecciones de su partido, Kadima, y me encanta (el nombre del partido tiene lo suyo también, entre Kimera, calima y ketamina). Me hace pensar que si llega a primera ministra o presidenta, alguien que se llame Tzipi Livni no puede hacer más que cosas buenas. Vale, no es un análisis político muy sesudo, pero dejadme ilusionar con esta frivolidad al pensar en un país con unos políticos tan espantosos (ni que los partidos palestinos lo estén haciendo muy bien que digamos, pero bueno). Tengo la esperanza de ir un día a Israel, a visitar a a mis primos y mi tía (si para cuando vaya sigue siguiendo), y recorrer un poco el país. Y a Tel Aviv, que por lo visto tiene un ambiente gaylor muy interesante.

A mi tío Titodeisrael (siempre se le nombraba así, todo junto), hermano de mi padre, ya no lo veré, principalmente porque dejó de cesar hace unos años. También murió, en Buenos Aires, Bernard, el hermano mayor de mi padre, el que le hizo a su vez de funciones de padre, más o menos, ya que ellos se quedaron sin susodicho cuando eran niños, en una historia rocambolesca de la que desconocemos casi todo, pero que a mi entender se parece bastante a la de mi hermano con sus hijos. Otro hermano de mi padre, supimos hace poco, murió de pequeño, y luego está Dolly (no se llama así, pero os juro que es algo parecido como la llaman) que está viva pero hasta donde yo sé está encerrada en su casa y tiene “el gen” (Liza dixt) de la dipsomanía, que sufren (sufrimos) varios miembros de la familia.

Qué hiladito todo, me pongo a escribir sobre frivolidades porque pienso que no me siento capacitado para volcar sobre le teclado los sentimientos (valga la redundante) ante lo que está pasando, porque siento que lo que escriba tiene que ser algo coherente y serio, como si no fuese ya un especialista en escritura automática terapéutica y sepa que si me pongo en ese plan puedo perfectamente stop making sense. Pero ya ves, los dedos solitos van tecleando las letras que me llevan a lo que me pasa, a lo que está ahí aunque lo esquive.

Eso me está pasando estos días, que los días tienen el trasfondo de las noches, que es cuando me comunico, por el cambio horario. Y el padre que ya era hijo, ahora es bebé, y hay que intentar entenderle cuando habla, si habla, porque a veces no habla, y cuando habla no se le entiende, por lo menos no mucho por teléfono, que me lo pusieron antenoche. Palabras sueltas, más que nada quejidillos agudos. Un poco fantasmal, así sentía yo todo a través del aparato. Al colgar, son las tres de la mañana y estoy en casa, solo, en silencio. Prefiero haber hablado, a pesar de todo. Mejor.

He pensado que para estar así casi voy para allá, unos días. Mañana confirmo una reserva para el jueves próximo, y por el camino, al ver verás.

La noche en morado

septiembre 15, 2008

Creo que el problema se llama ansiedad. Mañana lo hablo con Doris. Es un poco fobia, es un poco patología, pero también es un poco menos. Es un poco peli de Woody Allen: si no fuese porque cuando la sufro no me hace ninguna gracia, es verdad que, en perspectiva, puede resultar medio simpático, medio cómico. En el momento, mientras ocurre, es como un malestar, es una inquietud, es ansiedad. Como bien dice La Casa Azul, la ansiedad me hiere y mata, me empuja al mar, me hace pensar que todo acabó, etc. Creo que llevo toda la vida con ello (tuve mi primera úlcera a los 12 años), pero es ahora cuando puedo verla y sentirla en directo. Ahora, cuando no la anestesio, no la interrumpo, ahora cuando me puedo enfrentar a ella, como también canta Guille.

Tengo dos herramientas: los hábitos de vida para bajar sus niveles, y el análisis para entenderlo, saber de dónde viene, tanto el estímulo como mi respuesta, de cara a romper con ese patrón.

Entre los hábitos y costumbres, me equilibra mucho: la sobriedad, el ejercicio físico, el dormir bien y suficiente, el comer bien (incluyendo no comer cadáveres, clave para el pacifismo, ah, y tomar menos café), y la meditación y los kriyas. Los kriyas, ejercicios de respiración, los tuve que dejar aparcados en primavera por mi afección buscosinusal. En verano los estímulos negativos son menores, así que pude ir tirando. Ahora es hora de volver a eso; ayer ya estuve mi media hora, y con suerte iré al centro de El Arte de Vivir cada miércoles a respirar. También repetiré el parte 1 y haré otro curso de meditación antes de hacer el parte 2.

Todo esto lo necesito mucho en estos momentos, en los que los estímulos externos son bastante estresantes. Tengo mucho trabajo, satisfactorio pero complicado, adaptándome a una nueva forma de hacer de mis nuevos jefes/ compañeros, en un entorno medio hostil en el que han empezado los despidos masivos y el ambiente tanto interno como con los clientes es bastante tenso.

Por encima de todo esto, desde hace unos días, está lo de mi padre. Su enfermedad, la certeza del desenlace (no sabemos cuándo, pero sabemos que será pronto), unido a la distancia, han elevado mis niveles de stress e irritabilidad. Vivo en una permanente anticipación, y no puede ser; sólo puedo esperar y ver cómo y cuándo instrumentar el viaje, si es que llego a tiempo.

Con todo este panorama, mi fin de semana ha sido un poco raruno. Me veía todo el tiempo haciendo esfuerzos por saber qué quería hacer o decir en situaciones de lo más nimias, juzgándome con una severidad tremenda por cada aparente metida de pata, y midiendo a los demás con la misma vara. Con un chico que me gusta del gym viví escenas de gran risión, vistas en perspectiva, pero que en el momento se me salía el corazón por la boca. Y con lo de la Noche en Blanco, tuve un episodio más de “vaya cutrerío y vaya amigas que tenemos” (Les Biscuits Salées dixit), en la que quienes habían quedado conmigo hicieron otro plan en el que yo ni encajaba del todo ni me apetecía (ya está resuelto con quien me importaba de verdad, y con el anfitrión del segundo plan, aún espero algún tipo de explicación de la tercera parte contratante, lo mismo se entera al leer esto), por lo cual, después de bajar a la calle, deambular un poco, volví a casa, todo un poco Benny Hill, enfadado con el mundo, conmigo, y mi circunstancia.

Me molestó especialmente que yo iba a ir a un cumple con Depard y dije que no por La Noche en Blanco; él me llamó después del incidente para insistirme o pasar a visitarme por casa, pero le dije que no. También Equis me llamó para que salga, y Miguelatos antes para quedar, pero a lo Amy dije no, no, no… y me quedé viendo los últimos episodios de Swingtown y documentales de Alain de Botton.

El domingo estaba mucho mejor; aproveché la mañana, el último día de piscina, fui al gym, y quedé con Depard, el Xabi y Lapizero y fuimos a ver “Una palabra tuya”. Mucho mucho no me gustó, pero se puede ver. Es como si la Sinde hubiera buscado una simplificación austera y le quedó tan extrema que el resultado es casi pobre de factura. Los textos están muy vacíos, ya no de contenido sino también de emoción. Me gustó el diálogo tan Elvira Lindo:

¿De qué hablábamos?

De nada…

Si, de nada, ¿pero de qué?

Cenamos un Maoz y pacasa, que hoy llevo un día ya que no veas de curro y todo. Pero triunfando, más o menos, pequeñas victorias, me las tengo que apuntar, esa es otra herramienta contra la ansiedad.

Me hice el Colostrology, y me ha salido que soy Purple Sage

Me encanta. Purple es púrpura, pero también morado, y aunque el pantone no sea exacto, según el Xabi se va a llevar mucho el morado esta temporada: lo vió en Escandinavia este verano, y eso va a misa. Me gusta el morado, y también a veces voy un poco demorado, como por ejemplo, en madurar. Sage en inglés es Salvia, o sea que sería algo así como Morado Salvia (o Salvia Morada, ¿existirá esa planta?), y también en francés (en inglés se usa pero es de origen galo) significa Sabio (y Prudente). No se hable más.

Y qué cosas tan bonitas y ciertas dice de mi… ¡y de todos los nacidos el mismo día que yo!

Papadon preach

septiembre 13, 2008

Mal empezamos. Quería hacer un post para que bajara la entrada anterior con ese título tan frívolo, reemplazarlo por otro que refleje unos momentos complicados por los que estoy atravesando, y va y me sale la hora chanante. Pero bueno, por algo será.

Es una situación extraña. Estar pendiente de la evolución de mi padre, a tantos miles de kilómetros, algo todo tan de repente… Antes de ayer lo ingresaban por un cuadro concreto y un malestar general, descubrieron otra cosa que no estaba relacionada, anoche lo operaron de urgencia, y descubrieron más cosas. No entraré en mucho detalle, pero está mal. Muy mal. Estos días se sabrá cuánto dura.

Entonces me quedo en casa, fenomenal para descansar y ver pelis y escribir y esperar llamadas. Estoy pendiente, preocupado, pero no muy muy triste. Me da pena (y un poco de culpa) por mis hermanas, con sus familias y sus cosas aparcadas para estar con mi padre. Con él y con y mi madre, que tuvo un repentino ataque de lucidez pero está asustadísima. Decía que me da pena por ellas tres, que tienen a sus dos hermanos lejos, por motivos muy diferentes cada uno, obvio, pero no estamos. Yo por lo menos estoy pendiente, llamo y me llaman, que sepan que tienen mi apoyo, desde aquí pero lo tienen.

Mi padre… estaba tan mal últimamente, de ánimos, de cabeza, de sus cosas, de todo, que este pre-desenlace marca una encrucijada donde cualquier camino plantea dilemas y preocupación. Salvo uno, claro, el inevitable, que por lo menos en mi tampoco provoca una tristeza enorme; creo que estoy preparado. Me da igual que suene mal: yo lo escribo, lo digo y lo siento con amor, perdón y verdad.

Estos últimos tiempos, en su ciclotimia, me enviaba ocho mails por día algunos días, alternando semanas de silencio absoluto. Cuando me escribía, muchas veces me decía que se acordaba mucho de su última visita a Madrid, cuando vino a presentar a la Casa de América una de las dos novelas que le publicaron el año pasado. Me decía que en sus sueños se veía paseando conmigo, cenando en mi casa, charlando los dos. Y si, un  poco de eso hay. Estamos en los lugares donde están las personan que piensan en nosotros, y él está un poco aquí. Yo soy un poco él, y no sólo en sentido figurado. Mi nombre de pila no es un nombre común en España como nombre, es más común como apellido, y mi apellido es muy raro; pero mi segundo nombre (llevo nombre compuesto) es el suyo, y al ser fácil, es bastante habitual que me llamen con su nombre. La farmacéutica de enfrente de mi casa, por ejemplo, me llama con su nombre, y en general todo aquel que lee mi nombre completo: bancos, médicos, gestiones en general. Yo, una vez superado el susto, no lo suelo corregir…

Pase lo que pase estos días, mi padre estará por aquí dentro y por aquí fuera mucho mucho tiempo. Y yo maduraré aprendiendo a estar con el “él” que hay en mi. Ahora, a esperar, sin dramas griegos ni desgarros, titulando los posts y poniendo tags como siempre, con mis tontás.

P.D.: Me parece que estoy un poco más afectado de lo que creía que estaba…

P.D. 2: Me está gustando esto de las post datas…

Una discoteca llena de maricas

septiembre 9, 2008

Quiero morir en una discoteca llena de maricas. Eso dice la canción “Maricas” de Los Punsetes, que está fenomenal, así empieza. Yo no lo digo. No titulé el post con la frase completa porque yo, principalmente, no quiero morir y ser parte de ese ingente colectivo que no trabaja en laborables ni en festivos (eso también lo dice la canción). Pero lo de la discoteca llena de maricas si, parece que ha sido un arrebato de fin de verano.

Con Equis fuimos a discotecas llenas de maricas 2 veces 2, 2 fines de semanas seguidos. Era como una novedad, como parte de la nueva vigorexia, como que tenemos que hacer lo que hacen los que van a nuestro gym. Y no sé. El primer día, fenomenal, nos reímos bastante y todo, pero el segundo, menos. Es que lo poco divierte y lo mucho, cansa. Además especialmente esa segunda vez ponían una música horrorosa; se podía elegir entre música horrorosa y calor en la planta de arriba, o música horrorosa y un poco de aire en la planta de abajo (el local no lo digo). O sea, planazo. Menos mal que nos encontramos allí con Gospel y R2, que si bien no tenemos mucho en común son majísimos y todo.

Había algunos superguapos del gym, a ver si me sirve para ir aproximando posiciones. Quien más me interesaba no estaba; ya lo vi el domingo en el gym, y ayer lunes por fin nos hemos hablado, algo. Muy bien. Más allá de si va a pasar algo o no, me siento bien porque antes me sentía mal por lo mío, mi mal, y ya estoy bastante mejor. El día que me cure (de esa parte)…

Eso de la discoteca fue el sábado, después del teatro que me invitó Tugramola, que estaba Miramos y Flor y más gentes, que estuvo muy bien; la obra regular, pero los actores fenomenal. La velada en general fenomenal. El viernes salí tarde del gym, estuve cenando y avanzando unos capítulos de “Swingtown”, que estoy superenganchado, ya haré un post al respecto, y tuve una cita fatal, que cancelé sobre la marcha porque no podía ser. Así que me encontré en mi Poyota a la 1 y pico en las calles de dios, y decidí ir al 8 y medio, que pinchaban Madelman y Lourdes Madow. Me aproximé al garito con muchas dudas, que hace mucho que no salgo solo a un club, que te acuerdas como acababa aquello, así que usé mi truco de algunas veces: si hay sitio para aparcar en la puerta, entro, si no, no. Y si: plaza libre en toda la puerta, qué le iba a hacer…

Justo a la entrada veo llegar a Dwalks, con una amigo majísimo, que no estaban en lista así que entraron conmigo. Qué genial es el Dwalks, charlamos bastante (yo quizás un poco más de la cuen), y todo. También estuve charlando animosamente con gente que hacía tiempo que no veía, y otros de quienes soy fan. Como el post de hoy no va de name dropping, pues eso, que no lo suelto. También tuve un encuentro cercano quinceañero medio absurdo con uno, pero nada, que me marché a tiempo de que me quede un grato recuerdo. Lamentablemente, salvo la primera hora, la música no estuvo todo lo divertida que me imaginaba, ni tampoco disfruté mucho de los platos de jamón York que sacaban, claro, soy vegetariano, pero me divertí bastante igual.

El sábado antes del teatro y todo aquello estuve en Alpedrete con mi sobris, y el domingo en la pisci antes del gym. El lunes trabajé muchísimo, este post tampoco va sobre eso, pero considerando que se supone que era puente y me tocaba y no me lo estaba cogiendo, qué quieres que te diga, no mola, pero por lo menos era un trabajo muy interesante y la compañía muy agradable. Por la noche tuve un encuentro cercano no, lo siguiente, muy desfogante, cosas de esta etapa en la que me ando, y hoy me desperté medio tarduno. Vino el Xabi, hice un pastel de chapiñones, comimos fenomenal, hablamos de todo, y vimos “Psycho Beach Party”, perfecta para una tarde de domingo, para cabezadita y rebobine y toda esa parte. Rematé el festivo en el gym, con doble encuentro doble, con Equis y Miramos, que incluyó un piqueteo frugal en un gallego en el que nos guarecimos de la lluvia casi otoñal, e hicimos miles de risas.

Lo de las discotecas, qué te puedo decir, que parece que soy nuevo. Es tontá. Una cosa es salir de vez en cuando, a fiestas especiales, pinchamientos concretos, o días que te lo estás pasando fenomenal y sigues porque te apetece mil Pero como rutina, nanay. Eso no funciona asín. Mis Enfrentes me seguiré haciendo, que eso es pronto y chulo, pero no me mola estar luego con el horario cambiado sin haber hecho nada especial.

Además se aproxima una temporadilla de ciertos cambios, lo vislumbro en un horizonte no tan lejano.

P.D.: Está cayendo una tremenda tormenta de granizo. Las piedras son muy grandes. Han atravesado un barreño en la terraza de la cocina. El barreño me la trae al pairo, pero si han hecho eso, no me quiero ni imaginar cómo habrán quedado los coches de la calle y algunas casas… Es de madrugada, por la mañana me enteraré…

P.D.2: Muchas hojas por los suelos, ramas, lunas de coches rotas (yo vi 3), mucha mugre… Parece ser que el punto más duro de la granizada fué justamente mi zona, quizás mi calle justamente. Un poco Katrina estaba todo esta mañana, pero me sorprende que en las noticias no aparece como tan grave… Eso será que, efectivamente, ha sido todo en mi calle.

Podrítica

septiembre 5, 2008

Hace mucho que no hago comentarios sobre la real realidad política, y como cultorista que soy he de manifestar mis ideologías, que las tengo, anda que no. Ocurre que en otros tiempos yo manifesté alto y claro mi zapaterismo, lo encantado que estaba con la labor de su gobierno, y cómo todo lo hacía y decía me parecía fenomenal, pero esto fue en su primera legislatura; las cosas han cambiado, y mucho, muy a mi pesar, y he tardado un poco en reaccionar. Primero confusión, luego desazón, y ahora ya, casi, cabreo. El proceso sigue.

Me pareció fenomenal la manera en que durante los primeros 4 años de gobierno cumplieron con su programa electoral; todo lo que significó poner a la Iglesia en su lugar, principalmente con lo de los matrimonios gaylors, ayudados por la pifia del PP de salir a manifestarse con la curia. También los intentos de resolver el problema terrorista, los empeños en evolucionar en el Estado de las Autonomías, y la regulación de los desastres cometidos en el gobierno anterior en cuanto a políticas de inmigración. Así, un poco a vuelo de pájaro, que seguro que se me quedan cosas en el tintero.

Vaya por delante que en este sistema bipartidista absurdo, mi opción siempre será PSOE sobre el PP, pero eso no quita que mi deseo es que o el PSOE mejore, o que los partidos más a la izquierda espabilen, se modernicen y avancen.

Pues bien, dejando claro cuánto me alegré con la victoria de ZP en las últimas elecciones generales, he visto como, no tan poco a poco, ha ido pegando un cambio verdaderamente radical. De negar la crisis económica con eufemismos, ahora cada vez que Solbes abre la boca, esto parece el findelmundo. Es una estrategia lógica: nadie les puede acusar de algo que ellos mismos exageran. Y no es que me importe mucho: es algo que está pasando, mejor reconocerlo, y tal.

Se dice por ahí que no están tomando las medidas adecuadas, y puede ser, aunque creo que mucho localmente no se puede hacer: es una movida internacional. Lo que sí se está haciendo es procurar mantener el gasto social, y no ayudar a las inmobiliarias y los bancos. Me parece muy bien. Pero en esta falta de medidas, de repente se sacan de la manga algunas absurdeces que me niego a tragar borreguilmente.

Bono ha vuelto de vacaciones con un poco más de pelo, me parece estupendo, España va camino a convertirse en la potencia namber uán namber en esto de la corporación dermoestética, entre la nariz de la Leti y todo. No sé si el implante le afectó al celebro próximo al cuero cabelludo, y le llevó a esa tontá de congelar los sueldos de los diputados en el 2009. Parece ser que hace bien poco se decretaron un aumento de no sé cuántos porciento (lo mío es el rigor, como véis), pero es que no dice nada de la cantidad de pasta que se llevan en dietas, viajes, alojamiento (la mayoría no son de Madrid) y extras. Esas cantidades duplican los ingresos, que ya de por si están fijados en más de 3000 leuros mensuales (no sé si brutos o netos, quemasdá). No me meto ya en los que no dan golpe al agua, que muchos ni van a las sesiones; incluso trabajando normalmente, no se puede decir que vayan a sufrir mucho por estar 1 año sin aumento. ¿Es cosa mía o suena a maquillaje absurdo?

Pero lo que peor me ha sentado estos días, ha sido lo que dijo el ministro Corbacho sobre cortar las contrataciones en origen de mano de obra inmigrante. ¡Que hipocresía por dios! ¿En qué momento el PSOE empezó a actuar según ideologías de derechas en relación a los extranjeros? Lo dice el PP, que reconozcan que ellos tenían razón… Vamos a ver: los contratos en origen se hacen según las necesidades concretas del mercado, y son para puestos de trabajo que no quieren los españoles, como ser el trabajo en el campo, que aparentemente no podría subsitir sin extranjeros. El problema no son los contratos en origen, el problema son los extranjeros que se quedan ilegalmente en España. Todos los que consiguen contratos se quedan legalmente y jamás se ha demostrado que quiten trabajo a los locales.

Ya me había mosqueado, y bastante, con lo de darles a los inmigrantes el pago completo de su paro si se marchaban a sus países. Y más aún cuando prohibieron la reunificación familiar con sus padres, limitándolo solamente a cónyuges e hijos. Claramente, no se trata de medidas políticas que incidan de manera efectiva en cuestiones de desempleo o economía (las cantidades que se barajan en cualquier caso son nimias a nivel macroeconómico, y el desempleo no es mayoritariamente de extranjeros ni mucho menos). Son medidas populistas, ideológicamente xenófobas, que recortan derechos de trabajadores legales y fomentan la culpabilización frívola a una parte de la sociedad.

Que vengan con lo de la nueva ley del aborto, o el socorrido Garzón con lo de los desaparecidos, casi no me importa, me parece bien, a pesar del oportunismo por el espacio que ocupa en los medios en un momento en que si no fuera por eso todo sería crisis crisis crisis. Además, soy de la opinión de que por mucha crisis que haya, la vida sigue, y hay que atender todos sus frentes. Son cuestiones importantes que se deben abordar antes o después.

Pero por favor, que no nos engañen ni nos aborreguen. Esto no es lo que nos dijeron que sería. Esto me está dando vergüenza, y no me me mola, nada.

Por suerte, la derecha española es un desastre y solitos ellos se dejan en ridículo cada dos por tres. Eso no hace mejor a la izquierda, no funciona la cosa por contraste, pero desde luego qué divertidos momentos nos brindan, como ahora Aznar desmintiendo sin venir a cuento los rumores de paternidad del bebé de la ministra francesa Rachida Dati… Hombre, excusatio non petita… Claro, pareciéndose ella misma y sin razón aparente a la hija de él, Anaznar (¿eh o no?), es muy probable que el retoño tenga un cierto airecillo…

Jó, me quiero poner profundo y acabo poniendo fotos de injertos capilares y hablando de cotilleos de paternidades…

Nos vas a hacer una sesión, ¿no? De qué tipo…

septiembre 2, 2008

Días de escuchar mucho lo del “nuevo curso”, “ya se me han olvidado las vacaciones”, “ha vuelto todo el mundo”, etc. Yo llevo trabajando desde principios de agosto, pero noto “la vuelta al cole” en algunas cosas. La hasta ahora relativa calma horaria, se acabó. Tengo jornada intensiva hasta el día 15, pero como si nada: son las 18:30 y estoy en la ofi.

Si, pero estás ecribiendo el blog – dirás tu.

Ya, pero porque tengo que estar aquí para unos temas y unas cosas – te responderé.

Luego lo de los coches. Ya tardo lo de siempre en ir de un sitio a otro, y se acabó el aparcar gratis por las tardes. Bueno,se acabó el aparcar en la calle en general. No sé, me estoy empezando a cansar un poco del tema coche. Lo mismo, al igual que he dejado de comer con ojos y comprar cosas hechas con piel de cadáveres, un día cojo agarro y vendo el coche; me paso a la moto, que ahora la uso sólo por lo que viene siendo el centro. Lo del transporte público no sé… no me atosiguéis, los cambios radicales los hago poco a poco…

Y ahora en un rato retomo el diván. Contenta estará mi analista, que me he portado mazo bien estas vacaciones.

El finde ha sido raruno y divertido. El viernes fui del gym al cine con Tugramola, a ver “El Caballero Oscuro”. Fenomenal, guapísima. No es un género que cultive yo mucho, pero quise ver a Heath Ledger, y está que se sale. Supongo que será Óscar, y si no deberían darle algún premio póstumo. Es una pasada. Por lo demás la peli bien, no sé, un poco muy sesuda para ser un divertimento, y muy larga. ¿Que no véis que las pelis no pueden durar más que una vejiga? La explosión del hospital, una maravilla.

Llevo retrasillo en esto de hablar de cine: he pasado comentar un par de pelis; ya veré, si eso.

Llevé a su casa a Tugramola, que trabajaba al día siguiente, y quedé con Miramos (antes Miguelatos) y Jaflor, en un bar gaylor nuevo en uno de esos nuevos barrios gaylor periféricos de Fumanchueca (a la vuelta del The Angel). Iba yo en mi Poyota, y en Santa Bárbara me para la poli para un control de alcoholemia, te lo puedes creer.

Cero coma cero – le dije – Soy abstemio total.

Cero coma cero, efectivamente – dijo el agente de la ley.

Pero hete aquí que además te hacen sacar todos los papeles: permiso de circulación, impuesto de tracción mecánica, la tarjeta del coche, el carnet de conducir, y el seguro… Ay, el seguro… Tenía el papel verde ese, la carta que dice que estás asegurado, con la fecha correcta, pero con un mardito sello rojo que pone que sólo vale con el recibo del banco… Pero, pero, mi banco ya no manda papelotes por correo, ¡semos ecologistas!

Pero te lo debes de imprimir y llevar en el coche.

Aha.

O sea que multa, o como se llame, que cuando me llegue a casa tengo que ir a Tráfico con la cosa impresa. Stupendo.

Fuimos al bar este que decía, Babylon, que pensarán que estamos en “Queer as Folk” o algo. Hicimos risas, y charlotié con algún personaje relevante del mundo gaylor, y luego fuimos a otro garito, Studio 54, que no había ido nunca, ni creo que regrese. Al rato nos dispersamos.

El sábado, pisci, y después del gym quedé a cenar con Equis, que me invitaba gentilmente, muy rico todo, en un vegetariano que me mola, La Isla del Tesoro. Luego al Pause, que vino un amigo suyo, que si repito ya le pondré nick, y fuimos al Enfrente. Estábamos dudosos, pero al final nos animamos y fuimos al Cool, sólo Equis y yo, que es que nos apetecía hacer cosas de vigoréxicos.

El portero nos dice:

¿Sabéis de qué va la sesión de hoy?

Si, claro… – y dudo un poco, a ver si va a ser de escatología o sadomaso o algo así – O no, no sé, ¿qué es?

Es una sesión… gay.

Pfffff….

Obvio, qué va a ser. Bueno, el Stardust los viernes en esa sala no es tan gay, pero es gay, o no, no sé, en cualquier caso, ¿me confunde con un hetero o qué? Eso lo dije en voz alta, que el otro portero se reía. Pero no se queda ahí la cosa: según entramos, unas borrachas se me medio tiran encima diciendo:

¡Tienes drojaaa??… ¡Aajhjjj jajajaja ja!

Y me quedé un poco preocupado. ¿Puede que en un momento dado tenga yo pinta de camello hetero? ¿Será posible? ¿O es que la gente está fatal? ¿Tendré que revisar mi estilismo? Voy a darle una vuelta al asunto…

Total que lo pasamos bastante bien, parriba pabajo, que arriba pincharon La Casa Azul y todo. Nos reímos bastante rebautizando a algunos/as, y me encontré con conocidos, como ser Touny Tornado y marido, que mejor no digo nada… jeje…

No nos fuimos muy tarde, no estaba yo ligón como otros días de este verano (es decir, no me ligó nadie), pero así y todo el domingo dormí mil, hasta tarde. Quedé por la tarde con el Xabi, recién vuelto de sus vacas escandinavas, por Callao, que yo tenía que hacer unos trámites, y nos encontramos con Lapicero, que hacía mucho que no lo veía. Luego fui con Xabi a La Casa Encendida; habíamos quedado con Equis, que yo había pillado, previsor, unos días antes, 3 entradas para lo de la terraza de verano, que era el último día: Prins Thomas, el de Lindström & Prins Thomas. Qué buen rollo, qué buen ambiente, que bien todo. Planazo dominical.

Equis se fue por ahí, que había quedado, y fuimos el Xabi y yo a la terraza del turquito a cenar un combinado vegetariano, y a ponernos al día, que él y el Depard se vuelven a marchar. Hablamos de amores y cosas por el estilo, y estuvo muy bien.

Después viene esta semana, que ya ves.