En el centro del universo estoy…

… intentando saber por qué soy cómo soy… No es raro que esa canción de Fangoria (homenaje al Dj Sideral) esté resonando en mi mente estos días. Así es cómo me siento. En el centro del universo exactamente no estoy, más bien en el cul du monde, pero ha sido siempre una característica de esta tierra ser endogénica, autobombonera, ombliguista. Así es Argentina, y en cualquier caso, al estar aquí mis raíces, mis orígenes, perfectamente podría ser el centro del universo, de cierto universo.

De tal concepto puede derivarse que ahora vivo en las afueras del universo, en los suburbios. Es una metáfora exagerada, ya que Madrid podría considerarse más centro de la cultura occidental que Buenos Aires, pero sí que mi devenir trascurre, hace mucho tiempo, alejado del meollo familiar. Mi desarrollo individual lo pagué con distancia y desapego, entre otras monedas, me costó caro y lo valoro mucho. Hoy en día sé que centro del universo es mi alma, como lo es el de todos, aunque no lo hayan experimentado.

Este es mi centro del huracán psíquico. Están siendo días complejos, llenos de estímulos, muchos buenísimos, como las expresiones de amor inmenso que siempre que vengo acá siento; allá tengo mis dosis de gran calidad también, pero aquí son muchas e intensas. Otros momentos son muy movilizadores. Cementerio, libros, objetos, charlas, miedos, deseos, peleas, revelaciones… En muchos momentos tengo esta sensación como que agarro lo emergente, lo que está pasando, y lo guardo para después. Es como si me diese la pausa para la perspectiva, la conciencia de que todo aquello que llama a un recuerdo o impresión profundas, va a ir a madurar a lo profundo; no quiero agobios ni mortificaciones. Hay que esperar.

Por lo demás, después de los días de calor saunístico de ese que hace aquí cuando hace calor, está haciendo un tiempo espléndido. El sábado presentamos parte del trabajo que me trajo aquí en primera instancia, y fue un éxito, que continuó en Madrid, lo voy siguiendo un poco desde aquí. Tuvimos una cena/ descompresión, y salimos un ratillo; salí con Luisa, mi amiga de Londres con la que he coincidido aquí (la semana que viene pasa por Madrid), y me vine a casa de Lau (estaba en un hotelazo en el centro).

Estos días, eso: mucha madre y su circunstancia, encuentros familiares, paseos, la visita al cementerio, charlas largas, criaturas, fotos, un poco de ejercicio, mis meditaciones… Nada de vida social, me da pena, llamé a varias amistades de aquí pero no me ha dado tiempo a nada. No era en este viaje anyway. Hoy iremos al teatro, y pasado mañana ya me voy.

Y ya ves, ahora que tengo un rato, a plasmar, que quedamos en que iba a ver si volvía a plasmar, ¿no?

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: