Soy Agua. Soy Bruce Lee. Soy Burt Reynolds.

Entonces tengo un rato y hay tantas cosas que quiero hacer. Este finde sabía que tendría tiempo, planes intercambiables, go with the flow. Están aquí mis amigos Ibicencos; la vida en Ibiza, por lo menos en verano cuando yo voy, es fluir. Yo no tengo un carácter muy muy de fluir, soy más bien estructuradito, por eso de vez en cuando me gusta no hacer planes muy cerrados. Llego hasta donde llego, que es poner los cromos delante, acotar las posibilidades, abrir el abanico, y dejar que el devenir decante para uno u otro lado. Siendo como soy, tengo que estructurar la desestructuración.

Anoche les recogí en el aeropuerto a las 12 de la noche, y nos quedamos de cháchara en casa un rato, tampoco mucho. Antes, por la tarde, estuve haciendo mudanza de habitaciones para que estén cómodos en la cama grande; me vino fenomenal, estuve tirando revistas y ordenando esas cosas que se acumulan en las mesillas. También aproveché e hice un altarcillo en un rincón del estudio donde medito, pero ese es otro tema.

Hoy desayunamos, y marcharon en mi motico a compromisos suyos. Quizás nos veamos luego, pero los planes juntos van a ser más bien mañana, una Goa a la que quizás acuda yo por primera vez desde que es allá lejos en el polígono, después de La Latinear, y por la noche algún otro plan, que el lunes es fiesta. En España, el Pilar, día de las Fuerzas Armadas. En América hoy en día no lo sé, pero cuando yo era pequeño era el Día de la Raza, por lo del descubrimiento del continente. Ese concepto suena tan incorrecto actualmente…

Entonces tengo un rato, porque voy a ir al gym pero más tarde. Primero decido llamar a Telefónica para zanjar de una vez mis conflictos con ellos y Jazztel. No voy a detallar el percal porque es bastante aburrido de contar; vivirlo es otra cosa, tratar con call centers de estas empresas abusadoras puede acabar con la paciencia de cualquiera.

Pero no. Decido que no. Recuerdo que una madera o un trozo de metal quedan marcados por un cincel o un clavo, pero el agua queda impasible. Las cosas le afectan, pero no dejan marca. Vuelve a su fluidez. Soy agua. Be water, como dijo Bruce.

Tengo un rato, y no voy a usar todo ese rato para pelear por teléfono. Hace días que quiero hacer mi compilado estacional de música. El otoño ya llegó en el calendario, pero no ha empezado a refrescar mucho. ¿Sabéis por qué sigue haciendo calorcete? Por dos motivos: porque aún no he cambiado mi bolso de curro, sigo llevando este rojo playero, ese es un motivo, y el otro es que aún no he complidado mi remix otoñal, mi rentrée. Todo por mi. Si, ya me explicó mi padre lo del solpsismo: yo tendría seis o siete años y el mundo era un escenario donde se representaba la vida sólo para mi. Sos solipsista, me dijo. Otro día desarrollo el asunto.

Pero también quería escribir Telecine. Pienso que contar lo que hago está bien, pero contar lo que no hago, también. Verbalizar lo que flota suelto en la mente y vuelve en bucle puede tener un efecto liberador. Como hacer listas. Lo apunto en un papelito, y así sale de mi cabeza. Antes, cuando escribía más a menudo, llegué a pensar que quizás eso no es tan bueno, estructurar con letras la vida real y mental, cristalizar el humo sináptico, pero no sé, en días como hoy creo que si. Llevaba tiempo sin escribir en este plan y tampoco se puede decir que no hacerlo me sirviera. Al ver veré.

Mi gurú dice que le pasemos su problemas, que a él no le afectan, que lo que él quiere es que seamos felices. A veces, en meditación, le paso lo que me atormenta. No sé si funciona, puede que sí; me encanta la idea. Julia Cameron a su vez dice: escribe lo que te disgusta, así no vas arrastrando tu disgusto sobre los demás el resto del día.

Así que espontáneamente elegí no elegir y al final voy haciendo todo: la música, y ahora Telecine, y luego gym. Hice primera selección de canciones, con nombre provisional, teniendo en mente hacer 2 compilados: el bailable work it out para el gym y/o caminar a paso vivo, o simplemente eso, bailar solo o acompañado, y uno que en mi cabeza lo llamo “Home”, qué original, para eso, banda sonora doméstica otoñal. Me centré en el primero, el downtempo será después, que hace muy buen climatología para música de radiador mode on. Me salieron treinta y pico temas, más de dos horas, y lo fuí acotando hasta dieciocho, 1 hora 10. Voy a empollarlo uno poco más, y en breve lo concreto.

One more time: me quedó algo largo. Y pizca meandroso. Tengo muchas más cosas dando vueltas en la cabeza, y en el corazón, y en la boca del estómago. Unas cuantas. Pero este post ya está suficientemente barroco (barroco tú). Algunos posts salen así, por eso es un diario, escritura automática. ¡Nada de justificaciones! Con lo que me gusta corregir, en serio, me encanta. A ver qué queda.

Anuncios

2 comentarios to “Soy Agua. Soy Bruce Lee. Soy Burt Reynolds.”

  1. ohm Says:

    encantado de saber de ud. de nuevo

    bienhallado una vez más

    un abrazo

  2. Telecine Says:

    ¡Abrazo a tú, Ohm! Nos leemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: