Ale Alepheando

Entonces lo supe todo. Supe que nada es lo que parece, supe que las mayores distancias pueden acercar más a las personas, supe (pero esta vez sí que me podía fiar) que las certezas más empecinadas disfrazan miedos ignorantes, supe lo fácil que es engañar a un niño, y que muchos se salen con la suya. Supe que “Vincit Veritas”, en un escudo, es mentira. Supe canciones antiguas, ancestrales, algunas en sánscrito, que reconocieron mis genes: Om Nama Shivaya, Shivaya Om Nama. Supe, avanzando unos siglos, de agricultores hambrientos, descalzos, al abrigo del licor en los inviernos de Ekaterinoslav. Supe que era rico y que era pobre, supe que el cielo no es duro, supe que las cosas existen a mi paso (siempre lo sospeché: de pequeño mi padre me explicó que yo era un solipsista). Supe que los cuerpos hermosos en las fotos y las películas son para ver, no para ser, y casi nunca tener. Supe que lo que pide el cuerpo no es lo que necesito. Supe que la verdad es eterna y sin forma, y así supe descartar todo lo demás, todo lo que ves. Sé que lo supe, aunque me cueste pensarlo, aunque se vaya yendo.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Una respuesta to “Ale Alepheando”

  1. laura Says:

    sospecho una meditación muy profunda. sospecho una hipnosis. sospecho sabiduría qua aparece en esos momentos. y estoy segura que éstas palabras me transportan y me sañalan algún camino a mí también.

    gracias x compartir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: